¿Y si doy el salto a Latinoamérica? Acuérdate de la logística amig@…

Según los últimos estudios, en Latinoamérica únicamente el 12% de la población se puede calificar de comprador digital, frente al 50% de la población de los países occidentales. Si a esto le sumamos la situación particular de sus economías, no cabe duda que la potencialidad existente en el mercado latinoamericano (encabezados por países como Brasil, Perú, México, Argentina y Colombia) resulta atractiva para muchos empresarios que deseen ampliar su radio de influencia e invertir en el desarrollo e implantación de su negocio “on-line” en dicho mercado.

Una vez detectada la oportunidad (que la hay), dichos datos pueden llevarnos a pensar que el éxito en este tipo de aventura está asegurado en un alto porcentaje, más aún cuando nuestro modelo de negocio on-line “a nivel europeo” funciona, y disponemos además de las herramientas tecnológicas adecuadas y unas prácticas de marketing con resultados contrastados para afrontar y aprovechar los crecimientos que tarde o temprano llegarán en Latinoamérica.

e-commerce-LATAM

Si nuestros productos encajan en dicho mercado, antes de lanzarnos a saltar el Atlántico, lo primero que haremos será analizar el comportamiento del usuario o cliente potencial latinoamericano. Detectamos que al igual que los consumidores occidentales, y según los informes publicados, además del precio, la fiabilidad en la rapidez de la entrega, los costes del envío y devolución y los propios canales de entrega utilizados tienen un alto grado de importancia en su decisión de compra. Es decir, además del precio, está la logística.

Si analizamos más al detalle los estudios publicados, la comodidad en la recepción de la compra y el cumplimiento de las fechas de entrega previstas, son factores que un 59% de los encuestados han valorado como determinantes. Por otro lado y aunque nos pueda sorprender, la rapidez de la entrega no es un punto crítico, ya que el consumidor puede llegar a esperar hasta 7,2 días a recepcionar su pedido. A priori, un margen más que interesante asociado directamente al servicio. Pero Latinoamérica no es Europa…

Tal y como hemos comentado, los precios continúan siendo el factor de mayor relevancia en la decisión de compra, y con el objeto de poder ofrecer al consumidor precios operaciones atractivas en precio, llevamos a cabo políticas de envíos gratuitos e incluso devoluciones gratuitas (existen ratios que llegan hasta el 30% en el caso de las devoluciones, dependiendo del sector en el que desarrollemos nuestro negocio) que tan extendidas se encuentran en el canal que nos ocupa. Es por ello que tenemos que desarrollar con sumo cuidado la estrategia e implantación logística de nuestro negocio, ya que las distancias de nuestro nuevo mercado son mayores, y los costes asociados a dichos servicios tienen un impacto mayor que en nuestra “pequeña” Europa.

Una vez detectada la relevancia de los factores logísticos en el comportamiento y satisfacción del consumidor, que generalmente escapan de nuestras manos, nuestra premisa debe ser clara: la logística es una actividad que externalizamos a especialistas (y por lo tanto nos supone un coste), pero que además debe aportar valor.

h

Por ello, y en este caso, debemos asegurarnos de disponer a nuestro lado al compañero de viaje logístico adecuado para afrontar la “aventura” latinoamericana. Además de capacidad y experiencia contrastada en los países en los que queramos vender, nuestro partner logístico (que además es nuestra cara frente al cliente) nos debe aportar soluciones específicas y globales a las distintas problemáticas que afrontaremos en la implantación y desarrollo de nuestro negocio en mercado latinoamericano, garantizando el cumplimiento de las principales premisas en la actividad logística (tales como aprovisionamiento, almacenaje, gestión de stocks, preparación de pedidos, picking, packaging personalizado, capilaridad en las entregas, gestión de las devoluciones y logística inversa, entrega domiciliaria o en puntos de conveniencia, plazos de entrega competitivos, plataformas de consolidación,…) con la mayor calidad en la atención y en el servicio requerido por nuestro cliente.

Todo dependerá de nuestro modelo de negocio, pero amig@, acuérdate de la logística…

 

Autor: Rubén Sobrino

Alumno Máster en Dirección eCommerce