Mitos y verdades sobre los préstamos sin intereses

A día de hoy es posible conseguir pequeños préstamos, generalmente de hasta 500 € sin tener que pagar absolutamente nada por ello. ¿Crees que es demasiado bonito para ser verdad? En este artículo queremos comentar algunos mitos y verdades sobre este servicio financiero.

MITO: Tienen comisiones ocultas

Con los préstamos sin intereses puedes estar seguro de que no vas a tener que pagar nada. No existen comisiones ocultas. Las únicas comisiones que puede haber estarán claramente especificadas en el contrato y solo se referirán a comisiones si haces uso de servicios extra, como extender la fecha del pago o algo similar.

Ten en cuenta que si te dicen que la TAE es cero, ese cero incluye todos los gastos necesarios para solicitar y que te concedan el préstamo. En otras palabras: no tendrás que pagar nada.

VERDAD: Si no pagas puedes acabar en un registro de morosos

Si no devuelves el dinero del préstamo en la fecha prevista, tendrás que pagar comisiones por retrasos, avisos, etc y además puede que te inscriban en un registro de morosos.

En el fondo, esto es algo que ocurre con la mayoría de préstamos, pero eso no quiere decir que no debas ser muy consciente de ello si solicitas la financiación.

MITO: Venderán tus datos sin avisarte

La legislación sobre privacidad es muy exigente y una empresa no puede vender tus datos si no te ha avisado con antelación. Si no quieres que vendan tus datos, asegúrate de que no lo harán leyendo su política de privacidad antes de dárselos.

Lo que sí ocurrirá es que ellos usarán tus datos para hacerte llegar sus propias promociones. Pero de nuevo debes saber que te protege la ley de privacidad y, si lo deseas, puedes pedirles que borren tus datos o cesen las comunicaciones comerciales.

VERDAD: No podrás pedir más de unos pocos cientos de euros

Los préstamos sin intereses son una especie de promoción de bienvenida y, por tanto, limitan las cantidades a conseguir. Al fin y al cabo, lo único que consigue el prestamista es tu contacto.

Por lo general no podrás conseguir más de entre 300 y 500 € con este tipo de préstamo y durante un plazo de solo un mes o treinta días.

MITO: Como son gratis no hace falta pensárselo

Pedir un crédito conlleva una responsabilidad importante que es devolverlo. Por mucho que sea gratis, cuando hayan pasado los treinta días habrá que devolver el dinero y si esto supone un problema para tu presupuesto porque has gastado el crédito, puede ser una mala decisión.

Que sea gratis, no quiere decir que no haya que planificar un poco cómo se va a devolver el dinero llegado el momento.

VERDAD: Puedes tenerlo en 24 horas

Todo depende un poco de los bancos. El proceso de solicitud del crédito está automatizado y, por lo general, puedes saber si se te concederá en unos pocos minutos. Luego tienes que aceptar la contratación de forma definitiva, lo que se hace con un simple SMS. A continuación, el prestamista enviará el dinero. Con las normas SEPA, las transferencias son realmente rápidas y es probable que lo tengas en tu cuenta en un plazo de 24 horas si no hay un fin de semana de por medio.