Métodos de pago en el comercio electrónico: Avances y perspectivas

¿Cuáles son los comportamientos de compra del usuario promedio español? ¿Qué medios de pago elige? ¿Qué diferencias existen entre nuestras pautas de consumo y el resto de mercados?

Estos y otros planteamientos se desarrollan en el “Libro Blanco de innovación en medios de pago para eCommerce”, que forma parte de la Colección “Observatorio eCommerce”, editado por el Observatorio eCommerce y Transformación Digital. El texto se posiciona como una excelente fuente de información para conocer las tendencias y el proceso de transformación que se está dando actualmente en los negocios del mundo digital. Uno de los aspectos que más se destaca es la adaptación a los diferentes soportes, especialmente los denominados Mobile Payments, que suponen el futuro más cercano, y la consolidación de las monedas virtuales como motores de crecimiento e innovación del comercio electrónico.

La selección de los medios de pago por internet sigue dependiendo de las costumbres de cada país, su capacidad y accesibilidad tecnológica, entre otros aspectos. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) del año 2014, en España hay una preferencia por el uso de tarjetas de crédito (72%),  cartera digital (35%),  contra-reembolso (20%) y transferencia bancaria (15%). En cuanto a las pasarelas de pago necesarias para realizar el proceso de compra, el libro destaca que “son un punto estratégico de la experiencia online dentro del eCommerce”. De hecho, una mala elección o implementación de la pasarela de pago del comercio tendrá un impacto directo en la tasa de conversión a ventas y en el éxito del proyecto, ya que garantiza que el cliente pueda pagar de una forma eficaz. Por tanto, el proceso de pago debe ser lo más rápido, sencillo y seguro posible.

Sin duda, una buena selección de medios de pago forma parte de una experiencia de usuario satisfactoria, fácil, intuitiva y confiable. Tal es su importancia, que puede contribuir a que los ratios de abandono aumenten o disminuyan, garantizando así la viabilidad y éxito del negocio. Este elemento siempre debe tomarse en cuenta, sobre todo, si dentro de la planificación de la empresa existe la intención de internacionalizarse a otros mercados. Según el “Libro Blanco”, para adaptarse a un escenario internacional, no basta con disponer de una página traducida al idioma del país donde queremos vender, ni tener un contrato con un operador logístico que nos permita realizar envíos internacionales. Entre otros aspectos, existe un alto componente cultural en cada país que se traduce en costumbres y conductas de compra completamente distintas. Esta adaptación a la idiosincrasia de cada mercado debe reflejarse en el escaparate del comercio electrónico. Hay además barreras legales a tener en cuenta, puesto que existen productos cuya venta online no está permitida en determinados países (como bebidas alcohólicas o algunos bienes digitales) o sobre los que existen legislaciones específicas. En el caso de los métodos de pago, ocurre exactamente lo mismo.

El incremento cada vez mayor de las ventas a través de dispositivos móviles es otro de los puntos destacables dentro de este proceso de transformación digital. Un reciente estudio de Google revela que los smartphones han llegado ya a más de la mitad de la población en España, y el 72% de ellos nunca sale de casa sin él. Entre otros aspectos, han cambiado la forma en que los consumidores abordan las compras: el 80% buscan los productos en su dispositivo y el 25% ha comprado a través de su teléfono móvil. Pero su peso aún sigue siendo menor frente  a otros tipos de pago más “tradicionales”, como las tarjetas bancarias.

Por otra parte, cada vez se destaca más la importancia de las monedas virtuales o “bitcoin”, una modalidad que utiliza líneas de código seguras y descentralizadas, disponible para cualquier persona con acceso a internet, en todo el mundo. Desde luego, es necesario integrar un procesador de pagos “bitcoin” en el negocio, tal y como se hace con un TPV virtual con el pago de tarjetas. De esta manera y con el paso del tiempo, esta opción de pago se posiciona, no solo como una estrategia de marketing, sino que permite obtener ingresos reales y reducir costes de procesamiento, en una forma segura, sencilla, cómoda, sin comisiones y sin fronteras. Empresas españolas como “Destinia”, por ejemplo, tienen ya integrado este sistema, de tal forma que, cuando el cliente finaliza su carrito de la compra, tiene disponible el precio en euros, y su equivalente en “bitcoins”, pudiendo realizar el pago con la moneda virtual, en lugar de tarjeta o Paypal.

Para conocer más sobre la transformación y tendencias en los sistemas de pago online, puede consultarse el texto completo del “Libro Blanco” en el siguiente enlace: http://observatorioecommerce.com/libro-blanco-de-innovacion-en-medios-de-pago-para-ecommerce/

Claudia Zavala


1 Comentario

Comments are closed.