Más allá de una floristería


Florster una startup de flores online diferente. 

Los nuevos hábitos de los consumidores y las nuevas tendencias están haciendo evolucionar las compras online. Los eCommerce deben acoplarse a ese ritmo o morir.

Florster, una floristería en Barcelona, es un ejemplo de cómo se puede desarrollar un modelo de negocio disruptivo en el sector tradicional de la floristería.   

Los costes de adquisición de clientes están aumentando a un ritmo muy alto, a los tradicionales marketplaces de flores se les suman plataformas muy potentes como Glovo. 

Ya no vale poner en marcha una tienda online, plagarla de opciones y enviar mucho trafico, ahora se deben hacer meticulosos análisis del funnel de conversión, potenciar la marca y la experiencia de usuario para poder ser competitivos y crecer de manera sostenible.  

Les contamos como lo están haciendo Elena Zhabreva y Manuel Gouveia fundadores de la floristería Florster en Barcelona. 

Menos es más

Contrariamente a los cientos de opciones que usualmente vemos en las floristerías online, Florster solo ofrece un diseño en tres tamaños que cambia diariamente según la disponibilidad en los mercados de flores y de agricultores. Eliminar el numero de opciones en la vitrina elimina también la parálisis por no saber qué opción seleccionar.

Tomar decisiones basadas en datos reales y métricas objetivas para predecir las tendencias de compra, personalizar las experiencias y entender el mercado con el fin de tener una conversión de clientes alta. 

“Nuestra tasa de conversión se duplica al mantener solo entre 3 y 5 opciones por temporada.” Nos cuenta Elena, CEO de Florster.    

Reinventarse

“Esta claro que los ganadores serán aquellos que más dinero pueden gastar en adquirir un cliente. La solución para tener márgenes más elevados en Florster viene precisamente por la estandarización de sus procesos y la simplificación de la logística.” Nos dice Manuel growth hacker de Florster. 

Florster al tener un tipo de diseño diario y sin garantías en cuanto a color o tipo de flor se asegura de poner las mejores flores de calidad pero al menor precio y por otro lado también se garantiza que todas las flores serán vendidas. 

Las floristerías tradicionales no saben qué tipo de flor realmente van a vender. Puede venir un pedido de rosas rosas como de tulipanes o calas y para ello deben mantener un stock amplio. El problema es que muchas de estas flores nunca llegan a venderse y aquellas que encontraron dueños han tenido que subsidiar a las que no, aumentando así el costo del ramo de flores. 

Al limitar el numero de diseños de ramos la logística de hacer los ramos y de enviarlos se hace mucho más simple. Esta ventaja de estandarización nos permite ser más rápidos y bajar los costes drásticamente.

Logistica de entregas 

La última milla ha sido siempre el problema de las mensajerías pero si le sumamos a que las flores son un producto perecedero que debe consumirse rápidamente conseguimos una mezcla peligrosa de numerosas quejas, entregas fallidas y comentarios negativos de nuestro eCommerce. 

En Florster los encargados de las entregas son mensajeros en bicicleta equipados con mochilas especiales y no empresas externas de mensajería. 

Con el control de las entregas Florster se asegura una entrega rápida y a cualquier parte de Barcelona en menos de dos horas luego de que el cliente ha solicitado el pedido. 

Valor añadido 

Un eCommerce necesita apoyarse de un producto que le permita hacer campañas que puedan tener cierta viralidad para poder controlar a la baja el coste de adquisición del cliente. 

Florster ha apostado por hacer el registro en un video desde el recorrido en bicicleta hasta la entrega del ramo de flores y entregarlo a la persona que realiza la compra. 

Con esta acción se logran dos cosas, agregar valor al servicio dando la posibilidad al cliente de ver la reacción en un video y ademas expandir la marca Florster de forma orgánica con cada compartir de los clientes en las redes sociales o entre sus contactos en Whatsup. 

El sector de la floristería online así como los comercios electrónicos en general deben apostar por innovaciones en cuanto a experiencia de usuario y a la optimización tanto de de los procesos y como de los recursos publicitarios para lograr una empresa realmente sostenible.