Los posibles errores en la logística ecommerce y cómo evitarlos

El ecommerce es una de las grandes apuestas de marcas y retailers en la última década. Si bien en los últimos años ya estábamos siendo testigos del gran momento del ecommerce, la crisis derivada de la Covid-19 y los confinamientos de población a los que ha llevado han causado que el ecommerce se convierta para muchas empresas en la única opción de hacer llegar sus productos al público, y para muchos clientes en la única opción de adquirir ciertos productos. El comercio electrónico ha vivido en un semestre transformaciones y avances más propios de años de desarrollo.

Es en este contexto donde multitud de compañías que no vendían online han decidido lanzarse y convertirse en nuevos operadores de comercio electrónico en muy poco tiempo. Poner en marcha un ecommerce es menos complejo de lo que pueda parecer, pero la falta de experiencia de estos nuevos actores puede hacerlos más propensos a sufrir los efectos de diferentes tipos de errores, especialmente errores relacionados con la logística ecommerce. ¿Qué tipo de errores nos encontramos en el marco de la logística del comercio online y cómo podemos evitarlos?

Errores de referencia

Fallos en la gestión de los stocks, el almacén o las referencias de producto puede dar lugar a cruces y errores relacionados con las referencias. La principal consecuencia de esto puede ser que el comprador reciba un producto que no ha pedido, lo que puede suponer desde pérdidas para la compañía hasta incluso una crisis de reputación, pasando sin duda alguna por una mala experiencia de compra que tendrá que ser solventada a través de un servicio postventa, generando más costes derivados de este propio servicio, de la logística inversa y de la gestión de una nueva expedición o envío.

Para evitar errores logísticos en ecommerce como los de referencia, debemos contar con una buena gestión de stocks y un almacén ordenado, con todas las referencias correctamente etiquetadas, clasificadas e identificadas. En este sentido, es más que recomendable contar con un proveedor especializado en logística ecommerce que pueda garantizar la correcta gestión de referencias, así como un proceso de picking que minimice los errores.

Errores de transporte

Durante el proceso de transporte, los errores en los que podemos incurrir tienen que ver con el deterioro de los productos en su distribución a los hogares de los compradores. En caso de que un consumidor reciba un producto roto, dañado o en mal estado, de nuevo se estará generando una mala experiencia de compra y de nuevo generaremos costes adicionales al tener que encargarnos de gestionar la devolución y o el cambio, así como la atención al comprador.

Solucionar los errores de transporte pasa por seleccionar el embalaje adecuado en función de las características del producto, así como seleccionar el tipo de transporte que más se ajuste a las necesidades tanto del producto como el consumidor. Un operador logístico especializado será capaz de elegir el mejor embalaje para cada producto, minimizando las pérdidas para la marca.

Errores de entrega

Un tercer tipo de error en el ámbito de la logística ecommerce sería el que tiene que ver con el propio proceso de entrega. Esta cuestión es una de las que más reclamaciones puede generar entre los clientes de ecommerce. En muchas ocasiones, la entrega no se da en el plazo acordado, bien por no haberse podido preparar o recoger el pedido del almacén a tiempo, bien porque el cliente no se encuentre en su domicilio en el momento de la entrega, o bien porque el repartidor no respete la franja determinada de entrega.

En cualquier caso, la solución pasa, además de por una correcta gestión de almacén y envíos, por contar con un servicio de seguimiento del envío en tiempo real, así como con un servicio de atención al cliente que sea capaz de dar respuesta a las particularidades de cada envío en cada momento.

Contar con un proveedor integral de soluciones logísticas para ecommerce será una garantía para el buen término de los pedidos y especialmente para la satisfacción del cliente.