Ley de Comercio Electrónico: 5 Pautas para cumplirla

El imparable auge del comercio electrónico ha ido haciendo necesario que las diferentes legislaciones se fuesen amoldando a la nueva realidad comercial. En España, la Ley de Comercio Electrónico entró en vigor en 2014, como parte de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico.

Este conjunto de normas se encarga de velar por la seguridad de todos aquellos que operan o realizan transacciones en Internet, al mismo tiempo que deja claras las obligaciones y los derechos de cualquiera de las partes que intervienen en esa transacción online.

Aunque parezca increíble, a día de hoy hay numerosos negocios online que no cumplen con algunos aspectos de la Ley de Comercio Electrónico. Este es un pequeño repaso sobre algunos de los puntos más importantes de esta ley que regula el funcionamiento de los negocios eCommerce.

 

5 Pautas para cumplir con la Ley de Comercio Electrónico

1. Ofrecer toda la información necesaria a los clientes y usuarios

La Ley de Comercio Electrónico obliga a los eCommerces a mostrar de forma clara y sencilla toda la información sobre sí mismas, para que cualquier usuario la pueda consultar. Además, los negocios online, están obligados a informar a los usuarios de todos los trámites del proceso de compra o a notificar la correcta realización de la transacción económica al cliente, entre otras cosas.

La ley avanza en la protección del cliente frente a posibles fraudes, ya que obliga a la tienda online emitir información veraz y completa.

El cliente tiene el derecho a exigir que los productos que compra hayan pasados los controles de calidad y seguridad de la normativa tanto española como europea.

 

2. Proteger los datos de clientes y usuarios

Hoy en día la seguridad de los datos es uno de los temas que más preocupa a las empresas, usuarios y legisladores.
La Ley de Comercio Electrónico prevé que debe existir un consentimiento explícito de un usuario para que sus datos sean recolectados, tratados y utilizados por la misma tienda online o por otra empresa dedicada a la recolección de datos.

El consentimiento del usuario es una máxima de los aspectos más importantes de esta ley, como por ejemplo el de envío de comunicaciones comerciales o publicidad, que no se podrá realizar sin que exista una autorización expresa por parte del usuario.

 

ley-de-comercio-electronico

 

3. Costes adicionales de envío o de pago

Con la nueva Ley de Comercio Electrónico se empiezan a limitar algunas áreas que resultaban conflictivas anteriormente. Cuando se trata de añadir gastos a la factura se llegaban a cometer grandes errores.
Ahora, la ley dicta que los costes derivados de la utilización de un determinado método de pago no podrán ser superiores al gasto soportado por el negocio online por esa misma transacción.
En el caso de que la transacción conlleve gastos adicionales, el cliente deberá manifestar expresamente
está de acuerdo
con pagar esos costes derivados, por ejemplo, de un transporte complejo o delicado.

 

4. Envíos y entregas

La Ley de Comercio Electrónico aclara que el plazo máximo que tiene un negocio eCommerce para hacer llegar el producto al comprador es de treinta días naturales, a partir de la realización de la compra. Además, si el producto sufre algún tipo de percance antes de llegar a su destinatario, será la propia tienda online la que acarree con los gastos derivados de su pérdida o desperfectos.

 

5. Devoluciones

Con la nueva Ley de Comercio Electrónico, los clientes pasan a contar con catorce días naturales para realizar una devolución de un producto.
Las tiendas online tienen que ofrecer toda la información al consumidor sobre cómo realizar un cambio o devolución y deberán devolver el dinero a sus clientes en un plazo máximo de catorce días también.

 

¿Quieres mantenerte informado de las últimas tendencias del universo eCommerce? Suscríbete a nuestro blog y no te pierdas las noticias más actuales del comercio electrónico.

 

2 Comentarios

Comments are closed.