Las claves para enviar el paquete perfecto para un ecommerce

Las compras online se están disparando por la comodidad de recibir los paquetes en tu propia casa. Las personas que realizan sus compras por internet no tienen contacto directo con la empresa, el único nexo es el bulto que recibe, por eso es tan importante para las empresas ecommerce.

El paquete perfecto para un ecommerce es aquel que transmite la esencia del negocio, que deja satisfecho al cliente y que le fideliza para que repita con otro pedido próximamente. Ilusionar a las personas cuando reciben la mercancía es un reto, así que te mostramos las claves para enviar el paquete perfecto.

Preocúpate por la imagen de marca

El objetivo principal de un paquete es el de transportar la mercancía, pero también debe transmitir la imagen de la marca. El bulto debe comunicar tu filosofía y debe identificarse con lo que va dentro.

No tiene sentido vender productos de calidad o de alta gama en un embalaje descuidado ni promover el cuidado del medioambiente con un paquete lleno de plásticos, por ejemplo. Además, no olvides incluir el diseño de tu logo. Personalizar el embalaje al máximo te diferencia de la competencia.

Escoge un buen embalaje

Hay que elegir un packaging de la medida correcta y para ello hay que contar con diferentes tamaños y tipos de cajas o sobres. Usar un embalaje del tamaño más aproximado a la mercancía hace que los productos se muevan menos durante el transporte y ahorra costes considerablemente.

Si a todo lo anterior le sumas un embalaje sostenible, la imagen de marca mejora. Las personas cada vez se preocupan más por el medioambiente y si ven que una tienda coincide en valores, es más probable que se fidelicen con ella. Hoy en día hay muchas opciones de envoltorios, rellenos y paquetería sostenible, reciclable e, incluso, compostable.

Protege la mercancía

La imagen es importante, pero el estado en el que llega el pedido lo es aún más. La mercancía tiene que llegar a su destinatario en perfecto estado, por eso hay que proteger los objetos adecuadamente incluyendo relleno. Eso sí, en su justa medida, ya que la presentación puede verse perjudicada. Hay que encontrar el equilibrio entre seguridad y la imagen para envolver y fijar los productos en el embalaje.

Cuida la presentación

Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. De nada sirve una caja bonita, adecuada, segura y respetuosa con el medioambiente si, al abrir el paquete, la presentación es simple o, peor aún, desagradable.

No es demasiada molestia envolver los productos con un papel de seda con los colores de la marca, cerrarlo con un lazo, incluir alguna muestra y/o añadir una nota de agradecimiento. Además, este paso puede servir para ofrecer a los clientes algún descuento en su próxima compra o algún detalle que haga que la experiencia de abrir un paquete de tu tienda sea especial.

Cierra correctamente el paquete

Una vez que todo está colocado y listo, hay que cerrar el paquete. El sistema de cierre puede variar (cinta adhesiva, grapas, flejes…) y hay que elegirlo cuidadosamente en función de la mercancía que se envía.

El método más común es la cinta transparente, pero no sirve cualquiera, el adhesivo debe ser de calidad para que el trabajo de empaquetado no se vea perjudicado.

Identifica el envío

El último paso para el paquete perfecto para un ecommerce es identificar correctamente el bulto antes de enviarlo. Este último detalle es el etiquetado y es una de las cosas más importantes.

Las etiquetas para logística contienen todos los datos necesarios: nombre, dirección y teléfono, tanto del destinatario como de la empresa remitente. Es importante colocarla en el lugar más visible, pero más importante aún es que sea de alta calidad para que resista la manipulación. Para ello, no hay mejor opción que la de contar con una empresa especialista en la fabricación de etiquetas para productos. Esto te asegura que las pegatinas no se borren ni se estropeen bajo ninguna circunstancia.

Además, se pueden incluir otras etiquetas informativas sobre la posición en la que debe estar el bulto o su fragilidad para facilitar su manipulación.

Facilita las devoluciones

El último consejo es un extra que mejora enormemente la atención al cliente posventa. Cuando se prepara un paquete, también hay que pensar en un posible cambio o devolución. Existen modelos de embalaje que se pueden reutilizan para que el cliente lo envíe de nuevo.

También resulta especialmente útil incluir dentro de el paquete una etiqueta de devolución con los datos del envío ya preparados. De nuevo, esta etiqueta será de excelente calidad y no queda en manos del usuario que podría equivocarse o se podría estropear.

Noticias Ecommerce