Las 4 principales desventajas del Dropshipping.

El dropshipping se está convirtiendo en una modalidad de comercio digital en auge en España. Ante la situación de crisis laboral desembocada por el coronavirus las opciones de emprendimiento aparentemente sencillas, sin grandes inversiones ni riesgos pueden mostrarse como alternativas interesantes, pero estas estrategias comerciales también cuentan con inconvenientes que conviene tener presentes.

El término dropshipping es el anglicismo utilizado para definir esta modalidad de venta por internet consistente en vender, bajo demanda, productos por catálogo, al por menor, basándose en la “triangulación de envíos”. Es decir, el dropshipping platea un comercio electrónico en el que el responsable de este no dispone de los productos ni se encarga del envío al cliente final. De todo esto se encarga un proveedor con el que, preferiblemente, se llega previamente a un acuerdo. El responsable del ecommerce nunca llega a tener los productos que vende en sus manos. Cuando se produce una venta, compra la mercancía específica a un tercero, el proveedor, y este se encarga del envío al cliente final.

Esta modalidad de aparente simplicidad y bajo riesgo puede conllevar inconvenientes asociados que es necesario tener en cuenta antes de aventurarse a su puesta en marcha.

  1. Pérdida del control del stock

Una de las principales ventajas del dropshipping es que el responsable no necesita almacenar el stock (ni disponer de un espacio para el mismo, gestionarlo, etc.) pero esta característica también puede transformarse en el principal inconveniente.

Al no estar en posesión de los productos siempre se depende de proveedores ajenos sobre los que no se puede tener un control respecto a su inventario. Estos proveedores además nutrirán a otros muchos comerciantes que a su vez tendrán sus propias necesidades, por lo que las variaciones en el stock, roturas del mismo, etc. pueden estar a la orden del día sin que el responsable del ecommerce pueda hacer nada y siendo quien debe dar la cara frente al cliente final.

Además, en algunos casos, es posible que el catálogo ofrecido por el minorista requiera trabajar con varios proveedores. Esto conlleva que cada uno de ellos tendrá sus propios procesos de facturación, envío, etc. lo que puede hacer que el cliente final reciba los pedidos en varias partes o a distintos tiempos.

Para solucionar estas cuestiones se ha de trabajar sorbe un servicio de atención al cliente minucioso y de alta calidad. Establecer protocolos claros de actuación ante cualquiera de las casuísticas relacionadas con el estocaje puede ayudar a generar confiabilidad en los clientes.  

  • Suministros en tiempo de coronavirus

Lanzarse con el dropshipping en estos momentos puede conllevar problemas añadidos con los proveedores. Muchos de ellos se encuentran ubicados en China o dependen directa o indirectamente de la producción del país asiático. Las relaciones comerciales no se han restablecido por completo en estos momentos y muchos fabricantes siguen cerrados. Las fronteras aún presentan restricciones por lo que el stock y los plazos de entrega pueden verse afectados.

Dedicar estos primeros momentos a diseñar la estrategia de marketing o trabajar sobre a web puede ser la mejor manera de invertir el tiempo en los inicios mientras se espera a que pase esta situación.

  • Competencia y beneficios.

Al tratarse de una modalidad comercial con cada día más adeptos la competencia es muy alta y, por tanto, la posibilidad de obtener altos beneficios disminuye.

La ventaja de poder iniciarse en el mundo del dropshipping de una manera fácil y con baja inversión se convierte en inconveniente cuando cada vez hay más tiendas online con sus productos a precios muy bajos para tratar de vender más, aunque el beneficio sea mínimo.

Trabajar en tiendas multiproducto conlleva competir directamente con las grandes del mercado como Amazon o Ebay lo que dificulta aún más la consecución de beneficios. Una buena estrategia es buscar un nicho de mercado poco explotado, en donde poder centrarse en un único sector ofreciendo un catálogo relacionado que promueva la posibilidad de adquisición de varios productos por parte de un mismo comprador.

  • Diferenciación

Encontrar un nicho de mercado menos explotado puede no ser suficiente para alcanzar el éxito. No es posible construir una marca comercial en pocos meses y que no se identifique a la marca con los productos que vende hace que el marketing digital se convierta en la clave para conseguir compradores.

Desarrollar un buen plan de contenidos, trabajar sobre las palabras clave, centrarse en cuál es la intención de búsqueda del usuario potencialmente comprador suponen estrategias orientadas al posicionamiento que pueden llevar tiempo y cierta especialización pero que pueden marcar la diferencia a la hora de conseguir llegar a más compradores a través de los buscadores.

Trabajar sobre el diseño, ofrecer una web que transmita seguridad o enfocarse en la usabilidad son algunos aspectos importantes para lograr potenciar la marca y diferenciarse del resto.