La ruleta: un juego con una hermosa historia

Hay una imagen y un sonido inconfundibles que nos han hechizado mil y una veces en las más bellas películas que inundan nuestra memoria. ¿Quién no se ha abandonado alguna vez al ritmo traqueteante de aquella bola que transita una rueda de colores a toda velocidad? Y es que la ruleta forma parte de nuestro imaginario desde siempre, aunque pocos sepan de dónde viene exactamente el juego de azar por excelencia. De hecho, muchos se sorprenden al descubrir que, aunque la forma que hoy conocemos de la ruleta de la suerte tiene apenas dos siglos, sus raíces se esconden en un pasado mucho más lejano.

La historia de la ruleta

Quizás usted se esté imaginando los orígenes de la ruleta en una sala cubierta de parqué poblada de crupieres con camisa blanca y visera verde, que hacen las delicias de nutridos grupos de gente sofisticada que se pasea divertida entre frenéticos juegos donde la adrenalina corre a borbotones. Pues bien, en realidad, la ruleta tiene sus orígenes mucho más atrás. Culturas milenarias como la china o la romana desplegaban mecanismos similares para sus juegos de azar. Ahora bien, la rueda de la fortuna fue convirtiendo en “roulette” (‘ruedecita’ en francés) en la Francia del siglo XVII. Allí, el matemático Blaise Pascal diseñó a mediados de siglo la que hoy se conoce como ruleta europea, una rueda dividida en treinta y seis partes del mismo tamaño que giraba con extrema precisión.

Sin duda, el número no fue escogido al azar, ya que la suma de los treinta y seis números es igual a seiscientos sesenta y seis, número mágico por excelencia. Un siglo después, los hermanos franceses Blanc introdujeron una modificación que estrenarían en el Casino de Montecarlo y que popularizaría la roulette en los casinos de medio mundo. La introducción de un cero que dejaba la rueda en 37 cifras, por lo que la llamada ruleta francesa se extendió por doquier. Algo más tarde, se añadiría en muchos casinos anglosajones un cero más (el doble cero), modelo que se conoce como ruleta americana.

Ruleta en la actualidad

A finales del pasado siglo, la llegada de internet cambió por completo el sector. Las ruletas online empezaron a surgir desde el inicio mismo de la expansión de la web, y a día de hoy una infinidad de casas de juegos y apuestas ofrecen a sus usuarios la posibilidad de jugar a la ruleta desde sus propias pantallas. Con todo, y pese a la sofisticación con la que imagen, sonido y azar se confunden en la versión online de este juego, la fascinación que suscitan las siempre brillantes ruletas físicas parece difícil de imitar. Ahora bien, a los nostálgicos sin remedio, siempre les quedará el séptimo arte para regodearse en imágenes de otro tiempo en las que la rueda incesante de la fortuna gira al compás de suntuosos vuelos de vestidos largos que recorren salas abarrotados del ganchillo de un apuesto galán.