La importancia de las ferias para las Startups

Una feria empresarial es un lugar de encuentro donde se dan cita diferentes empresas con el fin de mostrar su bienes o servicios al público en general y a otras compañías.

Resulta de lo más interesante para cualquier negocio, pero es de especial relevancia para las Startups porque son quienes están empezando y es una excelente oportunidad para tomar el pulso al mercado y poder, así, dirigir con acierto sus estrategias.

Como es lógico, resulta imprescindible contar con un buen espacio en estas ferias y para ello hay que recurrir a profesionales del sector. En el montaje de stands lo mejor es no jugársela y apostar por aquellos que tienen experiencia y ofrecen garantías y profesionalidad.

No hay que olvidar que cada stand habla por sí solo. Es la carta de presentación de la empresa en sí. Sino se da una buena imagen la gente (tanto compradores consagrados como clientes futuros) optará por no acercarse siquiera.

A la hora de elegir una empresa para que elabore el stand en cuestión hay que optar por aquella que lleva a cabo un estudio de la compañía, para saber qué es lo que de verdad se necesita. También es muy útil que ofrezcan un diseño previo (con el que poder trabajar y matizar los detalles que se crean convenientes) y que se adecuen a las necesidades concretas de cada empresa. Tampoco pueden faltar materiales de alta calidad y un montaje profesional. Una buena idea es hacer una prueba y contar con gente ajena al proyecto, presentar el diseño y ver cómo reaccionan ante el mismo.

Si el stand lo hacen profesionales, quienes vayan a la feria querrán visitarlo y quedarse en él, lo que dará tiempo para establecer relaciones comerciales y explicar por qué lo que se vende es mejor que lo que ofrece el resto. Por otra parte, los que son ya clientes tendrán una sensación de seguridad, al ver que optaron por la mejor opción.

Beneficios de una feria empresarial

Aunque no se conozca mucho este tipo de eventos, conviene probar para comprobar que es una excelente oportunidad en varios sentidos. Al margen del contacto con los clientes (fundamentales para cualquier empresa), también sirve para conocer a proveedores (que pueden suponer un ahorro sustancial) y para ver más de cerca a la competencia (observando sus puntos fuertes y débiles y aprendiendo de ellos para mejorar)

Es un buen lugar, también, para hacer una puesta a punto y estar al tanto de todas las novedades que hayan ido surgiendo. Por ejemplo, en cuanto a avances tecnológicos, innovaciones en productos o tendencias.

Por último, pero no menos importante. Un trabajo recomendable a realizar tras haber asistido a este tipo de ferias es el del análisis. El mismo público habrá mostrado interés por ciertas cosas y habrá ignorado otras. Siempre que sea posible, es recomendable tratar de captar información de contacto (ofreciendo, por ejemplo, ofertas o descuentos) Es una manera de ampliar la cartera de clientes.

Una reunión con los miembros de la empresa resultará útil para ver en qué se puede mejorar y cuáles han sido los puntos fuertes a mantener.