La fiabilidad del Hosting en Ecommerce

Que una tienda online esté permanentemente activa, que cargue rápido, que sea visible a la perfección en los diferentes navegadores y que cuente con una alta capacidad de almacenamiento, especialmente si tenemos un amplio número de referencias o se usan contenidos como vídeos que tengan un peso importante, son aspectos claves a la hora de elegir un modelo de hosting.

 Cualquier incidencia  podría ocasionar importantes repercusiones económicas al instante, además de una pérdida de la credibilidad y la confianza de tus clientes.

La calidad del alojamiento web será por lo tanto un elemento clave.

Probablemente el error más frecuente de las nuevas tiendas online que se lanzan es intentar ahorrar en hosting y esto es un grave error por una sencilla razón: Si tu hosting falla, tu tienda no estará disponible para que tus clientes compren, y todo lo que has invertido en los demás aspectos (organización, producto, marketing, etc.) dará igual.

Así que no hay que olvidar que «lo barato sale caro».

Ventas perdidas porque la web no carga
Daño a la imagen pública de tu tienda
Tiempo dedicado a investigar el fallo e intentar solucionarlo

Cada minuto que tu tienda no responde como debería, te costará dinero:

Pero incluso aunque tu tienda responda, si carga demasiado lento, también estarás perdiendo miles de euros en ventas potenciales.

Hay varios estudios que demuestran que cada segundo que tarda una tienda en cargar hace perder clientes. Por ejemplo, en este estudio descubrieron que se pierde hasta un 7% de ventas por cada segundo extra que tarde en cargar una web.

Cuando se contrata un servicio de hosting (o alojamiento, que es lo mismo), se está alquilando un  trocito de disco duro y recursos de computación (memoria, procesador, etc.) en el ordenador de la compañía proveedora de dicho servicio de hosting, o uno o varios discos duros enteros.

En ese trocito de disco duro vendrá instalado un servidor web, un servidor de intercambio de archivos, un servidor de bases de datos y un servidor de correo, entre otros. Son esos servidores los que nos permitirán almacenar archivos en el hosting contratado, publicar un sitio web, o crear unas cuentas de correo electrónico.

El alojamiento contratado puede ser dedicado  o compartido. Si el alojamiento es compartido estás contratando una porción de disco duro y una porción de los recursos (memoria, procesador, etc.) del ordenador que contiene dicho disco duro. Si el alojamiento es dedicado, lo que contratas es el ordenador entero, con todo su disco duro y recursos.

Dominio y alojamiento son servicios distintos que no tienen por qué estar contratados con el mismo proveedor. Es posible (y habitual) usar distintos proveedores para distintos servicios y, por ejemplo, contratar el dominio con un proveedor, almacenar el sitio web con otro proveedor y que sea un tercer proveedor el que proporcione el correo electrónico corporativo.

La elección y coniguración del servidor de alojamiento tendrá repercusión en el posicionamiento natural en buscadores de un sitio web.

Por ejemplo SitegGround es especialista en desarrollar soluciones inteligentes internas y adoptar tecnología innovadora.

Fueron pioneros en el aislamiento de cuentas seguras y de los primeros en utilizar contenedores Linux. Con la personalización en gran medida de este nuevo método de virtualización ligero se asegura que coincida con los estándares de seguridad y confiabilidad.

Ofrecen los certificados SSL Let’s Encrypt y WildCard de forma gratuita para sus clientes, y han desarrollado un software de AI que previene más de 5 millones de ataques de fuerza bruta todos los días.

Además debes tener en cuenta que se necesita una Red de  Distribución de Contenido (CDN por sus siglas en inglés —Content Delivery Network—) que es un sistema de servidores de alojamiento distribuidos a lo largo del mundo y cuya utilidad es la de servir contenido a los visitantes de un sitio o página web desde el servidor más cercano a ellos geográficamente hablando, lo que, en última instancia, reducirá el tiempo de carga de la página web visitada.


Nosotros recomendamos que lo contraten todo a través del mismo proveedor de hosting para facilitar la gestión de alojamiento web, dominio y correo con un solo proveedor y en un solo lugar.

Además con las soluciones de SiteGround se puede acceder a actualizaciones gestionadas para WordPress y WooCommerce automáticamente para asegurar de que el sitio se ejecuta con la última versión de la aplicación y está protegido contra vulnerabilidades.

También a un aspecto clave como los backups diarios, de cada cuenta guardando hasta 30 copias. Esto permite solucionar la mayoría de los problemas del sitio y evitar el tiempo de inactividad con una restauración en 1 clic.

Descubre más en SiteGround.