La adaptación al ecommerce de las imprentas tradicionales

Todas las industrias han tenido que adaptarse al nuevo contexto digital, ya que la revolución tecnológica ha obligado a cambios en los modelos de negocio y a nuevos paradigmas dentro de cada industria. Si bien algunos sectores notan el cambio más que otras, el papel y la imprenta tradicional es uno de los que más ha cambiado en las últimas décadas. Una adaptación constante a la que se sigue enfrentando hoy en día, con una necesaria implantación total del ecommerce.

Las imprentas tradicionales han adaptado sus servicios y modificado sus ofertas debido al ecommerce y a la obligada presencia online de las compañías. Un ejemplo de esto es Printmakers, una empresa especializada en soluciones gráficas de calidad, que ofrece servicios a través de internet.

No obstante, ¿cómo se pueden adaptar las imprentas al ecommerce? ¿Debe configurar sus normas de la misma forma que otros sectores? Los puntos que debe atajar la implantación del ecommerce en una industria como la imprenta se centran en la adaptación del lenguaje y en conceder un papel protagonista a la experiencia del usuario, la comunicación y el marketing.

Experiencia del usuario online frente a la tradicional

Actualmente, cuando un particular o una empresa buscan servicios de impresión gráfica online, lo que más busca en su periplo online es obtener una idea lo suficiente precisa sobre el resultado final del producto. A expensas de no poder ver en persona ni tocar el material, el usuario busca poder acercarse mediante la pantalla a lo que necesita. A mayores, la transformación digital también obliga a un reajuste de los servicios, los materiales y las necesidades, para adaptar el lenguaje gráfico de la imprenta tradicional a los nuevos códigos y lenguajes. Los códigos del sector han cambiado debido a la nueva importancia concedida a las estrategias de marketing y a la propia vasta oferta de imágenes a la que los clientes finales son sometidos diariamente. En este sentido, el cliente de la imprenta siempre busca un producto que destaque sobre los demás.

El sitio web de una imprenta debe apostar por la experiencia de usuario y una comunicación eficaz. La arquitectura del portal debe ofrecerle al cliente lo que busca en pocos clics, tiene que contar con una buena atención al cliente y debe ser comprensible para un usuario sin conocimientos sobre la industria. Al mismo tiempo, conocer el perfil del usuario y su jornada online es fundamental para diseñar la propia web.

Debido a la coexistencia del papel con el mundo digital, los equipos, los operadores y los lenguajes deben actualizarse constantemente a los pliegos de la industria. Los equipos tecnológicos han mejorado sobremanera en la última década y, hoy en día, se encuentran acabados que hace años eran impensables.

Además, el actual contexto de cambio climático obliga a que la imprenta implante métodos ecológicos que eviten la pérdida innecesaria de papel. Todas estas políticas deben ser claras en el sitio web para que el usuario sepa qué acciones toma la imprenta en este aspecto.

Adaptar una imprenta tradicional al contexto del ecommerce es sencillo mientras la inversión sea proporcional al esfuerzo, confiriéndole un rol protagonista a la arquitectura del sitio web y teniendo claro el perfil del usuario al que se dirige, especialmente cuando se trata de una imprenta especializada.