Las nuevas empresas con ADN digital están revolucionando todos los sectores y no van a esperar a nadie

Las nuevas empresas con ADN digital están revolucionando todos los sectores y no van a esperar a nadie

Machiina es una firma especializada en la creación y desarrollo integral de productos y servicios digitales con alto componente tecnológico. Nacida en 2013, su especialidad es desarrollar soluciones tecnológicas de negocio a la medida de las personas. Cuentan con una gran experiencia en proyectos de eCommerce de gran complejidad, entre sus últimos trabajos destacan el Supermercado online y la Bodega online de Carrefour España

Jon Arribas es el CEO de Machiina y en esta entrevista nos cuenta su visión sobre  la transformación digital de las empresas españolas y la actualidad del sector de los proveedores de servicios digitales.

Con vuestra experiencia en este campo, ¿en qué punto ves a las empresas españolas respecto a la transformación digital?

En la actualidad veo que muchas compañías se lo están tomando más en serio, pero en general, lo cierto es que en España vamos con retraso respecto a otros países desarrollados. Como todo el mundo habla de ello, hay empresas que están abordando la transformación digital de una forma un tanto alocada. En muchos casos, se priorizan los cambios hacia afuera porque “venden” imagen.  Lo más difícil es comprender que necesitas contar con las soluciones tecnológicas que te permitan gestionar con velocidad y eficiencia todos los elementos que componen las nuevas experiencias de cliente que quieres generar. Esto es transparente para el cliente final pero incide directamente en los resultados de la organización.

Todos los sectores están evolucionando, incluso los que parecían inamovibles. Por eso muchos quieren cambiar hoy, pero si no se han preocupado antes, arrastran una deuda tecnológica que ven difícil de abordar. Cuando hablo de deuda tecnológica, me refiero a la suma de las oportunidades que una compañía ha ido perdiendo por no contar con las soluciones tecnológicas que le permiten avanzar ni con las personas capaces de liderar y gestionar los avances. Se va acumulando de forma exponencial y cada vez es más difícil afrontar los cambios para alcanzar a los competidores.

Desde muchas directivas se sigue viendo la transformación digital como un proyecto, un coste, en lugar de una inversión que hay que hacer de forma continua. Cuesta cambiar esta visión, es normal, pero es fundamental entender el reto. La transformación digital no es un proyecto que acometes una vez en tu organización, se trata de entender que tienes que estar en constante evolución tecnológica para no quedarte atrás.

¿Qué crees que necesitamos en la empresas españolas para seguir siendo competitivas en la nueva era?

Creo que en las empresas necesitamos, sobre todo, un cambio de cultura empresarial impulsado por líderes que entiendan la situación actual y sepan gestionarla. Que armen equipos con gente motivada y proactiva, personas que quieran estar en la constante evolución que se nos exige hoy día.  Esto implica transformar las estructuras jeráquicas, los procesos de trabajo y los flujos de información. Las nuevas empresas han nacido con el ADN digital, no arrastran deuda tecnológica y por eso pueden revolucionar sus sectores como lo están haciendo. No van a esperar a nadie para seguir avanzando.

Y vosotros, las agencias o consultoras de servicios digitales, ¿estáis preparadas para asumir estos los nuevos retos?

Mi sensación a día de hoy es que muchas agencias/consultoras están demasiado especializadas. Se pierde visión global en un momento en que los proyectos son cada vez más complejos, cuando es más necesario aún mantener el foco en el destino final.

Cuando se trabaja cada parte por separado o en una agencia distinta, que es algo que ocurre en muchas ocasiones incluso de forma encubierta, es imposible conservar la calidad y el foco en el objetivo. A la hora de encajar piezas que se han concebido por separado se entorpece el desarrollo técnico, se generan procesos innecesarios, se producen vueltas atrás para hacer ajustes que implican otros ajustes, etc. En el resultado final hay demasiados parches que acaban incidiendo en el rendimiento del proyecto a todos los niveles.

Las empresas hoy buscan partners que sean capaces de diseñar, gestionar y ejecutar todos los aspectos del proyecto: desde el diseño visual hasta el despliegue de sistemas, pasando por la UX o la estrategia SEO. La exigencia de conocimiento tecnológico es altísima y, sin embargo, tengo la impresión de que  muchos siguen centrados exclusivamente en aspectos parciales, como la UX, por ejemplo.

Nosotros debemos tener la I+D+I en nuestro ADN, destinar recursos a investigar las nuevas tecnologías y adoptar aquello que nos hace avanzar.  Estamos hablando a nuestros clientes de revolución tecnológica y muchas agencias/consultoras no están profundizando lo suficiente en la vertiente más tecnológica de nuestro trabajo, la que más está cambiando.

Para finalizar, ¿por dónde crees que irá la evolución en el próximo año?

Creo que se van a producir avances profundos en las organizaciones que, sin embargo, serán transparentes para los usuarios. Tecnologías como Block Chain no van a eclosionar aún en este año para el usuario final, aunque sí veremos su aplicación en entornos como IoT.

También creo que avanzaremos mucho en el área de sistemas: hablo de los contenedores y la gestión de la infraestructura a través del código. Un cambio importantísimo que no va a ser visible para el usuario. Básicamente hablamos de construir toda la infraestructura de servidores en un lenguaje específico, un código. Con esto logramos que sea extremadamente fácil y rápido de replicar,  a la hora de levantar nuevos nodos cuando se requieren o adecuar la capacidad idónea a cada momento. Los grandes actores, por ejemplo Netflix, ya lo están utilizando, pero aquí apenas lo vemos aún. Como hablábamos antes, vamos con retraso: lo que en otros países es el nuevo y mejorado presente, en España aún es el futuro.

Nosotros ya estamos trabajando con esta tecnología y preparando a nuestros clientes para lo que muchos tendrán que acometer en los próximos años. Aplicar la innovación en nuestro trabajo es obligatorio si queremos seguir siendo un partner tecnológico de confianza para nuestros clientes.