El éxito de las apuestas de fútbol online

Cuando se habla de las industrias de comercio electrónico que más ingresos generan, se puede pensar en las tiendas de ropa online, en tiendas de mobiliario o en librerías. En lo que quizás no se piense es en el sector de las apuestas. Debido a su reciente crecimiento y popularidad, los casinos online se han convertido en una de las principales potencias del comercio electrónico, sobre todo en España.

Las apuestas online se sitúan en la cuarta posición en la lista de los comercios que mayores ingresos generan. Tan solo detrás de la venta de ropa online, la reserva de hoteles y la de viajes. Uno de los factores que facilita este gran desarrollo es el acceso que permiten los dispositivos electrónicos a Internet. Comprar o apostar online es tan sencillo como pulsar un botón desde cualquier lugar y a cualquier hora. No hay ningún tipo de límite.

El desarrollo de estas tecnologías ha impulsado el crecimiento de las casas de apuestas, especialmente el de aquellas relacionadas con el ámbito futbolístico. Cada vez, suenan más nombres de casas de apuestas como, por ejemplo, William Hill, que ofrece bonos de bienvenida y la posibilidad de obtener grandes botes en apuestas deportivas.

De hecho, de acuerdo con el reporte publicado por La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), las apuestas online correspondientes al 2018 se han multiplicado hasta llegar a la cifra de 125 millones de euros invertidos en apuestas mensualmente. Esto supone una media de entre cuatro y cinco millones de euros al día invertidos por los españoles.

Gracias a la mejora de la economía y a las grandes campañas de publicidad, la inversión en apuestas ha aumentado en un 20%, en comparación con el año 2017. Al finalizar dicho año, los ciudadanos del país empleaban, en apuestas deportivas online, 121 millones de euros al mes. Los niveles de inversión en el sector ascienden abruptamente en comparación con años como el del 2013, durante el que se gastaban 14 millones de euros menos.

Sin embargo, no todo ha sido tan fácil

En España, el uso y disfrute de los juegos de azar estuvieron prácticamente prohibidos hasta la llegada de la democracia en el año 1975. Una vez el país se liberó de la dictadura, los juegos de destreza se consideraron legales, concretamente en el año 1977. La llegada de las tragaperras tendría lugar unos años después y, junto a estas, otros tipos de juegos comenzaron a ganar popularidad, entre ellos, las apuestas de fútbol.

Posteriormente, con la aparición del Internet, las apuestas online llegaron a todos los hogares españoles en el año 2006. No obstante, este tipo de entretenimiento no alcanzó la legalización completa hasta la llegada de la ley de regularización del juego en el 2011.

Como es de esperar, los jugadores de hoy día se han decantado por las plataformas digitales y ahora todos pueden disfrutar de las apuestas de fútbol desde la comodidad de sus hogares. Además, la Dirección General de Ordenación del Juego se ha encargado de asegurar que este tipo de plataformas cumplan con rigurosas y estrictas normas que garanticen, por un lado, la seguridad de los jugadores y, por otro, la recaudación de impuestos.

El patrocinio de las casas de apuestas

A pesar del retraso con el que llegaron las apuestas deportivas y su posterior regularización, esta industria ha alcanzado ingresos sorprendentemente elevados en un período muy breve. Estos resultados se deben, en parte, al hecho de que las casas de apuestas online solo requieran de una licencia para establecerse a nivel nacional.

Así mismo, los acuerdos de patrocinio entre las casas de apuestas y los equipos de fútbol han impulsado el aumento de los beneficios económicos en este sector. Por ejemplo, en Reino Unido, aproximadamente el 60% de los equipos de Primera División son patrocinados por casas de apuestas. Esto, a su vez, supone que el logotipo de las casas de apuestas aparezca en las camisetas de 9 de los 20 equipos de la liga británica.

Por su parte, en España, la relación entre los equipos de fútbol y las casas de apuestas no ha hecho más que reforzarse desde el 2012. Mientras que, en aquel año, el porcentaje de patrocinios de casas de apuestas era del 25%, a día de hoy, la cifra es mucho mayor.

Este tipo de relaciones comerciales se ha convertido, en el país, en una de las fuentes de ingreso más importantes para los clubes de fútbol españoles. Y es que ambas partes salen beneficiadas: mientras que los últimos obtienen ingresos económicos, las casas de apuestas consiguen obtener credibilidad y confianza por parte de los aficionados al fútbol, al ligar estos su marca con un club.

Entre algunos de los ejemplos de equipos que son patrocinados por casas de apuestas, se encuentran el Alavés, el Levante, el Mallorca, el Osasuna o el Valencia.

La importancia de las apuestas online en España es un indicio innegable del desarrollo económico y tecnológico que ha atravesado y sigue atravesando desde los últimos años. El crecimiento de las compañías tecnológicas y los avances que presentan permiten a los españoles disfrutar de las apuestas desde la comodidad de su hogar y ponen a su disposición infinidad de oportunidades. Gracias a esto, las apuestas de fútbol han alcanzado niveles inesperados en España.

No obstante, a pesar de su rápido crecimiento, la Dirección General de Ordenación del Juego se ha asegurado de proteger los derechos del jugador y de recaudar los impuestos correspondientes, lo que a su vez beneficia la economía del país. Así mismo, mientras los lazos entre los clubes de fútbol y las casas de apuestas online se estrechan, los aficionados ven la posibilidad de entretenerse e incluso obtener ingresos a través de su deporte favorito. Todo apunta a que, en un futuro no muy lejano, el mundo de las apuestas se convertirá en el comercio electrónico más fuerte a nivel nacional y, quién sabe, quizás incluso a nivel mundial.