eCommerce, un fresco aliado para el medio ambiente

Para aquellos que aún no conozcan el término, el eCommerce o comercio electrónico se ocupa de la distribución, venta, marketing, compra y suministro de información de productos y/o servicios a través de Internet.

En primera instancia, la acepción se aplicaba a la realización de diversas transacciones a partir de medios eminentemente electrónicos, como es el caso del intercambio electrónico de datos, valga la redundancia. No obstante, con el “boom” de la red a partir de mediados de los años noventa, el concepto de venta de servicios por internet comenzó, utilizándose como forma de pago medios electrónicos, tales como las tarjetas de crédito.

Desde aquel momento, las compañías se han interesado de sobremanera en mantenerse a la vanguardia y ofrecer a sus clientes lo que demandan en este ámbito.

Según diversos estudios como el realizado por el Green Design Institute, cada vez se pone más énfasis en el respeto y la conservación del medio ambiente, mediante la aplicación de diversas técnicas, como el uso de paquetes naturales, ahorro en materias primas, etc. Cada vez son más las empresas de packaging y logística que prestan servicios a comercios electrónicos y se preocupan del aspecto medioambiental, ya que ofrecen productos biodegradables para empaquetar los artículos que van a enviarse al cliente, usando, por ejemplo, embalajes de cartón y otros materiales naturales.

El principal beneficio de efectuar nuestras compras a través de la red proviene de la transformación de productos sólidos en servicios, los cuales se basan exclusivamente en información digital. Ello repercute en un considerable ahorro de energía y materias.

Sin embargo, si no sabemos emplear y administrar este novedoso modelo de producción y consumo, nuestro entorno natural estará expuesto a riesgos cuya importancia puede ser perfectamente igual o incluso superior con respecto a los derivados de la comercialización y producción tradicionales.

El eCommerce, por su naturaleza, está modificando positivamente el impacto ambiental, y así lo dicta tanto la Unión Europea, como el estudio citado anteriormente, obra del Green Design Institute, que sostiene que esta tipología de comercio reduce en hasta un 30 % el consumo de energía y emisiones de dióxido de carbono en comparación con un retail normal.

La forma de operar de las tiendas online supone una fuente de ahorro, como puede comprobarse por ejemplo en el tema de transporte.

Definitivamente, el eCommerce cuenta con la oportunidad para formar parte de la comunidad “Ecofriendly” y de otras tantas empresas que andan ya tratando de implantar sinergias para sumar esfuerzos y crear formas innovadoras, que deriven en una disminución del impacto ecológico.

David Rivera González


1 Comentario

  1. Hola, me ha gustado mucho el post. Aunque no estoy muy de acuerdo con parte de la definición. La distribución y la venta forman parte del marketing. ¿Qué es para vosotros «marketing»? Espero que la respuesta no sea «publicidad y análisis de campañas».

    Por lo demás, totalmente de acuerdo. En un futuro todo debería ser Ecofriendly.

    Saludos

Comments are closed.