¿Merece la pena tener un eCommerce en Facebook?

[entradilla]Tienda en Facebook o no tienda en Facebook, esa es la cuestión. Son muchas las marcas que se preguntan desde hace algunos años si merece la pena tener un comercio electrónico en Facebook o no.[entradillaCierre]

Dependiendo de la estrategia de marketing de cada uno, y el uso que se haga de esta red social, será o no conveniente. Habrá que preguntarse: ¿Los usuarios de Facebook llegan o no llegan a la web? ¿El interés de la empresa en esta red social es la interacción o la venta directa? La tendencia se orienta cada vez más al uso de las redes sociales como herramienta de acercamiento e interacción con los clientes y potenciales clientes. En cambio, no son pocas las marcas que se han atrevido a presentar sus productos en Facebook facilitando la compra sin salir de la red social.

Comercio electrónico a través de facebook también llamado fcommerce

Un asunto importante es la confianza que ofrezca la empresa, pues Facebook tiene una reputación pero habrá de aportarse una imagen segura para favorecer la confianza.

Una opción intermedia para aprovechar las ventajas de mostrar los productos es la tienda ‘faux’ o catálogo en una pestaña de la ‘fan page’ de Facebook, sin posibilidad de compra. La función de la tienda ‘faux’ es presentar los productos y permitir la interacción: por ejemplo, pinchar “me gusta”, compartir el producto, o seleccionar “lo tengo”, “lo quiero”, opciones que se publican.

Existen algunas herramientas de pago para presentar los productos en un catálogo tipo tienda ‘faux’ en la página de Facebook de tu empresa, como ShopTab, app de Facebook que se despliega como una etiqueta más en la página de fans. Se puede conectar a la tienda online, pero también funciona como una tienda en solitario si prefieres vender únicamente en Facebook. La instalación inicial es rápida y fácil, después sólo tienes que cargar tus productos usando una herramienta de administración. Si no tienes un proveedor de eCommerce, ofrece la opción de usar PayPal. Soporta 50 monedas y casi cualquier idioma. Su utilización exclusiva en Facebook, implica que cuenta con herramientas sociales como publicaciones en Pinterest y Twitter, o la posibilidad de compartir productos en el muro y una función de “preguntar a los amigos”.

También Beetailer ofrece un servicio similar teniendo una tienda online en plataformas como Magento, Amazon, Webstore, Shopify o PrestaShop. Automáticamente obtiene información de los productos del catálogo sin tener que incluir uno por uno. Permite la elección de la muestra a exhibir y, en el momento del pago, se redirige al cliente a la tienda online de la marca, de forma que se mantiene la información en un solo lugar y no es necesaria la integración de modos de pago. Beetailer es gratis para su uso hasta los 50 productos y ofrece versiones de pago más completas.

Las ‘pop up’ o fan tiendas tienen una característica que las hace únicas: su exclusividad. Normalmente soportan una cantidad limitada de productos en promoción por un tiempo específico y con un acceso exclusivo a fans de las páginas de empresa.

Las fan tiendas han demostrado buena capacidad de ‘engagement’ y fidelización. Herramientas como Payvment permiten esta opción.

Algunas campañas han usado la fan tienda para adquirir productos personalizados con impactos relevantes en influencia y ventas. Esta opción de tienda ‘flash’ se alinea con una de las reglas básicas existentes en el ámbito del marketing: “make it an event, make it limited, make it an exclusive” 

Otra opción es crear una tienda completa en Facebook, tengas o no una tienda online además. Eligiendo este tipo, todas las fases de la compra se gestionarían desde la aplicación que se utilice y sin salir del entorno de Facebook. Usablenet o Fluid son algunas de las herramientas que permiten la creación de esta tipología de tienda. Como curiosidad, Fluid aporta soluciones incluso para t-commerce, venta a través de las ‘Smart TV’. BigCommerce es una solución que ofrece soluciones eCommerce y F-commerce con su aplicación SocialShop.

Como bien señala Desirée Galizia, esta nueva etapa de “dar a conocer” es la rapidez, el acercamiento, y sobre todo, el foco en lo práctico, facilitando el acceso a los productos. En esto parece consistir el F-commerce, en no salirse del circuito donde están los potenciales consumidores, facilitando la compra en el mismo lugar donde interactúan con la marca, a unos pocos clics de distancia.

Disney, Lady Gaga, Juguettos, Heinz, Ticketea o Starbucks han utilizado F-commerce. En el siguiente enlace puedes ver 32 ejemplos que se han llevado a cabo.

aplicación f-commerce de facebook para comercios electrónicos

Según Carla Delgado 1 de cada 4 personas que usan Facebook ha comprado a través de la red social, pero ¿se trata de una burbuja que se inició y terminó tempranamente en 2011?

Pueden verse en algunas ‘fan pages’ esqueletos de lo que fue F-commerce, noticias relacionadas, pero muy pocas marcas continúan funcionando con esta opción. ¿Será que no es rentable?

Rubén Cougil nos recordaba el caso del distribuidor de videojuegos Gamestop, que abandonó su F-commerce sólo seis meses después de haberlo lanzado, argumentando que el escaso volumen de ventas fue el motivo principal y que la inversión no era rentable. Lo mismo parece haberle sucedido a Gap Inc, J.C. Peney o Nordstrom Inc, que han decidido cerrar sus tiendas en Facebook. ¿Por qué? Es posible que el modelo réplica del eCommerce web en una tienda en Facebook sea el problema, la no adaptación al entorno de la red social, el mantenimiento de las estáticas líneas de lo que entendemos por tienda en un espacio que no es en origen una zona de compras.

El punto fuerte que tiene el F-commerce son, sin duda, las posibilidades que ofrece de boca-oreja a nivel digital, compartiendo, diciendo “me gusta” o “lo quiero”. El F-Commerce se inició con grandes empresas, pero podría ser una alternativa viable para las pequeñas y medianas empresas que no tengan a su alcance el conocimiento o los recursos para crear un ‘marketplace’ en su web.

Quizá todavía no entendemos Facebook o las redes sociales en general como un espacio para la compra, sino un espacio de interacción e intercambio invadido por las empresas, para bien o para mal. Sucharita Mulpuru, analista del Forrester Research de Cambridge, declaró con respecto al presunto fracaso del F-commerce que “vender a través de Facebook fue como intentar vender cosas a la gente cuando está con sus amigos en un bar“. Pero Rubén Cougil insiste en que el problema no es el momento ni el lugar, sino la forma. No puedes abrir una tienda y simplemente esperar a que la gente entre, como no puedes esperar que al salir después de comprar, el cliente se lo cuente a todos sus amigos sin ningún beneficio a cambio. Otra evidencia de que el cliente es tratado a veces como alguien de escasa voluntad y dadivoso. Dice Cougil que será necesaria una estrategia creativa, la innovación siempre fue un punto clave. Heinz comprendió muy bien esto y las diversas campañas que realizó ofreciendo exclusividad tuvieron un gran éxito, sobre todo a nivel de ‘branding’.

¿Tu empresa ha probado el F-Commerce?

Diana Martínez

1 Comentario

Comments are closed.