Dropshipping, o cómo vender en internet sin necesidad de stock

Una de las consecuencias del estado de confinamiento en España ha sido la crecida, de cerca de un 50%, del comercio electrónico. En la búsqueda de nuevos modelos de negocio que permitan enfrentar la crisis laboral, las soluciones de emprendimiento económicas, desde casa y que minimicen los riesgos se presentan como alternativas tentadoras.

Y de eso se trata el dropshipping, de vender online y bajo demanda productos por catálogo, al por menor, sin necesidad de tener los productos en stock ni de montar una tienda física. En su lugar, cuando se vende un producto, el responsable del ecommerce compra la mercancía a una tercera persona, un proveedor, para que sea esta quien se encargue del envío al cliente final.

De este modo no es necesario adquirir una gran cantidad de inventario, como suele suceder en otros modelos comerciales, disminuyendo así los costes. Al tratarse de venta bajo demanda el riesgo se minimiza y al recaer sobre el proveedor los trámites del envío al cliente, se reduce también el trabajo destinado a la logística de la transacción.

La clave se encuentra en asociarse con un proveedor mayorista, también llamado “Dropshipper”, mediante algún tipo de acuerdo previo, de modo que sea este quien mantenga, y asegure, el inventario y lleve a cabo la gestión del envío al cliente final. Así la mayor parte de la inversión irá destinada al montaje de la plataforma digital en donde mostrar el catálogo. El trabajo principal se centrará en encargarse de las labores más burocráticas como la gestión de pedidos y cobros. El trabajo de marketing y la atención al cliente se convierten en las áreas primordiales sobre las que centrar los esfuerzos de cara a conseguir diferenciarse de los múltiples competidores, darse a conocer entre los posibles interesados y afianzar clientes.

El servicio se asemeja al de un comisionista puesto que no deja de ser un comerciante que compra bajo demanda y nunca llega a tener en sus manos el producto que vende. También esto le permite elegir el precio de venta y ajustar el margen de beneficio a diferencia de los grandes del mercado como Amazon o Ebay.

El dropshipping se plantea como una alternativa para los que buscan crear una tienda por internet y no cuentan con un respaldo económico potente. Este modelo de comercio digital cuanta, cada día, con más adeptos en España ante su aparente sencillez y bajo riesgo, aunque no está exento de inconvenientes que conviene estudiar antes de decidir poner en marcha esta idea de negocio.