¿Cuánto venden Inditex, H&M y GAP por Internet?

La pandemia del coronavirus cambia los hábitos de consumo y acelera el viaje digital de las grandes cadenas de moda, que han experimentado en los últimos meses un fuerte crecimiento del comercio electrónico.

La venta de moda por Internet despega en un escenario de crisis para el sector de la distribución textil, que lidia con la crisis provocada por el Covid-19. Las cadenas de moda no son ajenas al cambio de los hábitos de compra que ha provocado la pandemia: millones de clientes que nunca habían comprado textil online se animaron por primera vez durante el confinamiento, mientras que los cibercompradores esporádicos han aumentado el uso de este canal.

En un contexto marcado por la caída de las ventas debido a la crisis que ha provocado el coronavirus, los gigantes del textil constatan en sus cuentas de resultados el impulso del comercio electrónico. Inditex ha visto crecer un 74% interanual las ventas online en el primer semestre (febrero a julio), H&M registró un incremento del 40% en su primer semestre fiscal (diciembre a mayo), la japonesa Uniqlo ha impulsado un 50% su operativa online en Europa en el año fiscal que cerró en agosto, mientras que GAP elevó la facturación del comercio electrónico un 95% interanual en su segundo trimestre, periodo en el que asegura que sumó 3,5 millones de nuevos cibercompradores.

Inditex se ha marcado el objetivo de que el canal online suponga el 25% de su negocio en 2022

Los cambios de consumo producidos desde marzo se reflejan en «un crecimiento exponencial, a veces de hasta el 100%, de la venta online», explica Luis Soler, socio de consultoría de Deloitte. Un impulso que se asienta sobre una evolución previa con tasas de crecimiento interanual del 25%, asegura. «El canal online ha aumentado su peso respecto al físico, alcanzando cuotas de hasta el 40%. En este sentido, el principal reto de las empresas del sector textil es balancear su modelo de negocio para equilibrar la venta en ambos canales», ahonda.

Más allá del impacto puntual de las medidas de confinamiento en el impulso del online, la situación actual acelera el viaje digital de estas grandes cadenas. A corto plazo, el cibercomercio les permite amortiguar parte del golpe de la pandemia, que obligó a cerrar tiendas durante el confinamiento, ha contraído el consumo y amenaza con asestar un nuevo mazazo debido a las restricciones impuestas en varios países para luchar contra la segunda ola de la pandemia.

Mientras las cadenas tradicionales ven cómo caen sus ingresos por la pandemia, los jugadores puros online se instalan en el crecimiento. Baste un ejemplo: Inditex, el mayor distribuidor textil del mundo, redujo en su primer semestre fiscal los ingresos un 37% hasta 8.033 millones y el ebitda un 57% hasta 1.486 millones. En el otro extremo, la plataforma digital Zalando, que presume de haber ganado casi tres millones de nuevos clientes, ha elevado su previsión para este año, en el que espera elevar las ventas brutas entre un 25% y un 27%.

«Los jugadores puros han incrementado su cuota de mercado debido al aumento de los usuarios reticentes a acudir a las tiendas físicas y al descubrimiento del canal online por un nuevo segmento de consumidores», dice Soler.

DESPLOME EN ESPAÑA

Todo ello en un escenario de crisis que, en el caso de España, se traduce en una caída de las ventas del sector hasta octubre del 40%, según datos de la patronal Acotex. «El canal online aguanta algo mejor pero la situación es dramática», dice Eduardo Zamácola, presidente de Acotex, quien explica que no se ha producido la mejora esperada tras el desconfinamiento debido a que, en un contexto de caída del consumo, la moda no está «en la lista de prioridades del consumidor».

La penetración del canal online en la distribución textil en España se situó en septiembre en el 9%

Zamácola cree que la pandemia acelera la digitalización del sector y se muestra convencido de que el canal online va a seguir ganando peso. «Aún así, no podemos perder de vista que supone menos de un 10% del total de ventas en España», subraya.

Según Kantar, la penetración del canal online en la distribución de moda en España se situó en septiembre en un 9% , porcentaje inferior al de los meses de confinamiento pero aún así superior al de hace un año. «La compra online mantendrá altos niveles de cuota, ya que el consumidor ha tenido mucho tiempo para habituarse a ella y descubrir las ventajas que le ofrece», opina Rosa Pilar López, Individuals panel director de Kantar. Eso sí, matiza que en un escenario futuro de normalidad tras la pandemia, se retomará la compra en tiendas físicas, ya que «muchas veces la compra de moda es algo lúdico más que por necesidad».

Mientras, los grandes jugadores de la industria siguen mejorando la experiencia de compra online en el marco de un modelo omnicanal que también contempla, en muchas ocasiones, una reducción de tiendas y la reformulación del formato . «Las compañías están redefiniendo el canal físico mientras implementan planes de optimización de las operaciones de ecommerce», dice Soler, quien destaca los esfuerzos para gestionar de manera más eficiente los almacenes y optimizar los procesos en envíos y devoluciones.

La crisis golpea con fuerza el sector, que ha visto desplomarse las ventas un 40% en España

H&M no ofrece una cifra de inversión, pero en su último comunicado de resultados, su consejera delegada Helena Helmeersson aseguró que la cadena sueca «está incrementando las inversiones digitales, acelerando la consolidación de tiendas e integrando más los canales». En los nueve primeros meses de su año fiscal, el cibercomercio generó el 36% de los ingresos del grupo.

Un porcentaje que, en el caso de la estadounidense GAP, se acerca al 50% del total en el segundo trimestre. La cadena espera que en este año fiscal el cibercomercio genere el 40% de las ventas, frente al 25% del pasado ejercicio.

INDITEX PISA EL ACELERADOR

La cadena española ha experimentado un fuerte impulso del cibercomercio este año. Tras dispararse las ventas online un 74% en el primer semestre, Inditex remarcó en su última comunicación con inversores que en la segunda mitad del año este canal seguía creciendo a un «ritmo destacado». El grupo, que presume en su actividad online de «tasas de crecimiento y rentabilidad líderes en el sector», subraya que su estrategia en el comercio electrónico se beneficia de su apuesta por el modelo de inventario único. Inditex se ha propuesto que, en 2022, las ventas a distancia supongan el 25% del total, frente al porcentaje del 14% del pasado ejercicio, año en el que el cibercomercio creció un 23%.

Pablo Isla, CEO de Inditex, presume de que la operativa online ha sido rentable desde su lanzamiento, y se muestra convencido de que el comercio electrónico continuará ganando peso a largo plazo. «Este progreso ha estado y seguirá estando respaldado por un nivel de integración muy alto entre las tiendas físicas y online», remarcó Isla en su última conferencia con analistas.

Este modelo ha sido básico este año para dar salida al stock de las tiendas físicas durante la pandemia. La compañía ha comprometido una inversión de 1.000 millones de euros en tres años para reforzar la apuesta por el online y de 1.700 millones más para las tiendas tecnológicamente integradas. Inditex, que arrancó su aventura online en 2007 con Zara Home, se ha propuesto tener una presencia online global a finales de este año.

Los planes digitales incluyen la apertura de unos nuevos estudios online para Zara de 64.000 metros cuadrados en su sede central en Arteixo (A Coruña), la culminación del sistema RFID de trazabilidad, y su apuesta por una plataforma tecnológica propia diseñada en 2018 que se completará en 2021. Esta plataforma alojada en una nube híbrida, que actualmente soporta el 60% de las actividades digitales de Inditex, permite el desarrollo de servicios tanto en la tienda como online. Por ejemplo, es la base para poder ofrecer una experiencia de compra integrada gracias al sistema de gestión del stock de tienda y online que optimiza las posibilidades de poder servir los productos.

En cifras

  • Inditex invertirá 1.000 millones en tres años en su estrategia online. Las ventas de ecommerce se dispararon un 74% en el primer semestre.
  • H&aumentó las ventas online un 27% en el último trimestre. El online representa un 36% del total en los nueve primeros meses del año fiscal.
  • GAP disparó en el segundo trimestre un 95% interanual su canal online, que supone casi la mitad de los ingresos del trimestre.
  • Uniqlo elevó un 50% sus ingresos online en Europa en el año fiscal cerrado en agosto, de manera que supone un 20% del total. En EEUU creció un 25% y supone un 40% del total.
  • Zalando cerró su tercer trimestre con unas ventas brutas de 2.500 millones de euros, un 30% más, e ingresos de 1.800 millones, un 23% más.
  • Mango espera superar su objetivo de que el canal online suponga el 30% de sus ingresos este año, frente al 24% de 2019.

Fuente: M.Prieto www.expansion.com

Tiendas Online de Ropa