CRM: en qué consiste y en qué casos es necesario

En caso de que te dediques al marketing o al mundo de las ventas, probablemente hayas escuchado hablar ya del CRM.

Pero si aún no tienes claro en qué consiste o si realmente necesitas uno, te recomendamos que consultes la información que te damos en las siguientes líneas, ya que vamos a despejar estas dudas.

¿Qué es el CRM?

El CRM se llama así por las siglas de Customer Relationship Management, que en español se traduce como “gestión de la relación con los clientes”.

Pues bien, el CRM software  permite a las empresas rastrear las interacciones con los clientes, actuales y futuros.

La mayor parte de los CRM disponen de una serie de características que dan la opción de realizar un seguimiento de nombres, números de teléfono y correos electrónicos de clientes potenciales y clientes actuales.

En otros casos los CRM dan la posibilidad de registrar todo los correos que se han mandado a los clientes potenciales, así como rastrear las llamadas de teléfono.

Los sistemas CRM más avanzados realizan otras acciones, como por ejemplo hacer que las oportunidades de venta lleguen a los representantes más apropiados en cada caso. También permiten llevar el registro de las interacciones con los equipos de asistencia técnica al cliente.

Con independencia de las características determinadas que tenga cada CRM, al utilizarlo el fin que se persigue es elaborar un sistema que las empresas puedan utilizar para interactuar con los clientes potenciales y actuales de la manera más eficaz.

Los equipos de marketing suelen hacer uso de un sistema CRM para cerciorarse de que dirigen las oportunidades de venta apropiadas hacia el equipo de ventas; lo cual resulta de vital importancia para crear una relación estable con este último.

En relación a dicho equipo de ventas, disponer de todo el historial del cliente potencial en la misma plataforma da la posibilidad de ahorrar un tiempo muy importante, y mejorar la productividad.

A día de hoy la mayor parte de los CRM se encuentran en la nube, lo cual hace más fácil su instalación y mantenimiento para las empresas.

Normalmente no hay que instalar y alojar el software en los servidores de la compañía, sino que tan solo se debe pagar una cuota mensual para acceder a los sistemas CRM desde cualquier navegador.

¿Cómo sé si realmente necesito un CRM?

Una vez que se sabe en qué consiste el CRM, lo siguiente que hay que preguntarse es en qué casos se necesita.

Lo cierto es que en la mayoría de los casos este software es más que necesario.

La razón es que con una simple hoja de Excel puedes seguir a tus clientes y registrar las interacciones con los mismos, pero realmente el proceso se volverá muy complicado una vez que tu empresa crezca y se expanda.

Debes pensar que es fácil rastrear apenas unas cuantas interacciones con los clientes, pero que no lo será tanto cuando hablamos de decenas o cientos.

Llegado ese momento, podrías llegar a necesitar un día entero para realizas las interacciones potenciales y actuales, en vez de dedicar ese tiempo a dirigir tu negocio.