¿Cómo convertirse en un crupier del casino en vivo?

Un croupier del casino en vivo es primero que todo un hombre y una mujer gentil, de buena presencia, pulcros, con vestimenta galante y hasta atractivos. Siempre dispuestos a ayudar. El dealer de casino en directo necesita tener ademanes acordes al juego que conduce, ni bruscos ni demasiado lentos. Su carácter, serio, pero a la vez agradable debe acomodarse sin problemas al de cada jugador que llegue a la mesa.

El croupier del operador de juegos en vivo está ahí no solo para echar a andar la ruleta, repartir las cartas y conducir las partidas, también para facilitar el juego y responder a las principales dudas que los usuarios puedan tener. Es un experto del casino en vivo, alguien que sabe cómo manejarse frente a las cámaras, que se ve a gusto y calmado con la interactividad que la modalidad de juegos establece. Se le sabe como una persona que domina las reglas, que conoce palmo a palmo las peculiaridades del juego en el que participa.

El método para ser croupier del casino en vivo

La observación es uno de los mejores métodos dentro del aprendizaje. Hay que visitar un casino físico y sentarse a observar los juegos de blackjack con crupier en vivo, los de las ruletas, el baccarat y el póker para estar al tanto de las características de cada uno y las expresiones usadas en las aperturas y cierres de las apuestas. Participar en juegos en vivo donde coincidan jugadores virtuales y físicos, estar al tanto a la relación que el croupier establece con sus jugadores, observar las cámaras, la manera en la que transita el juego, cómo se simplifica la atención unísona entre las apuestas en la mesa y las que se realizan a nivel online… todo cuanto implica un juego de casino en vivo debe ser estudiado en profundidad.

Quien aspire ser croupier de un casino en directo necesita amar los juegos de azar. No solo es cuestión de dominarlos, sino de ser un apasionado de este tipo de entretenimiento. Debe haber dedicado muchas horas a ellos, tanto en el ámbito físico como online. La mujer o el hombre que quiera desempeñarse como croupier en directo precisa conocer a nivel de experto las apuestas por dinero real.

El adiestramiento, la técnica, es otro factor clave dentro de la preparación de un croupier. Existen escuelas y cursos a veces impartidos por los propios casinos en donde se enseña los pormenores de los juegos y la modalidad en vivo. Allí se estudia acerca de la ética, las apuestas, las reglas de los juegos y todas las habilidades que una persona necesita hacer suyas para desempeñarse lo mismo en el casino físico como en el virtual. En muchas de estas escuelas se emite un certificado que acredita a los dealers como profesionales del juego.

Para ser croupier del casino en vivo es conveniente:

  • Dominar varios idiomas. De esta manera habrá más oportunidades laborales.
  • Disponer de una mente ágil y entrenada. Poseer habilidades matemáticas que sirvan a la hora de anunciar los premiados y calcular sus ganancias.
  • Conocer todos los juegos de la modalidad y sus trucos.
  • No tener deudas financieras y mantener en cero su historial delictivo de cara a transmitir confianza y seguridad.
  • Acostumbrarse a trabajar a un ritmo acelerado.
  • Tener habilidades comunicativas y aprender a controlar los impulsos sobre todo frente a jugadores molestos, bebidos, ansiosos…
  • Desarrollar estrategias mentales para mitigar el estrés.

Las destrezas manuales, la teatralidad que se le impone al juego, el explotar su profesionalidad frente a cámara a la hora de manejar los elementos de las mesas y el saber cómo potenciar al máximo su gracia, son aditivos que aumentan los valores de un crupier.