El Bitcoin llega al deporte

El Bitcoin llega al deporte

Las criptomonedas están llegando a todas las partes del mundo, incluido el deporte, pues ya se puede pagar desde la cuota del gimnasio hasta un jugador de fútbol con ellas

Es posible que el Bitcoin haya abierto una nueva era en la tecnología. Las monedas virtuales empiezan a ser una forma corriente de pago allá por donde vayas. De hecho, ya se ha dado el caso de que un club de fútbol realice un fichaje pagando con este tipo de monedas, lo que supone un precedente importante para el deporte. Quien sabe si quizás en algunos años o incluso meses, veamos a los grandes equipos pagando en Bitcoins por adquirir nuevos jugadores que les ayuden a mejorar sus pronósticos de fútbol en bet365.

La realidad es que, con las cantidades inmensas de dinero que se están moviendo en el mundo del fútbol en las últimas temporadas, no es de extrañar que poco a poco se vaya extendiendo la tendencia al pago mediante una criptomoneda. Por ello, el humilde Harunustaspor de Turquía puede sentirse como el auténtico precursor de esta idea, demostrando que el Bitcoin cada vez está siendo más usado en todas las partes del planeta.

Pero este hecho no solo puede verse en el deporte de élite, pues en España, y más concretamente en Logroño, hay un gimnasio que admite el pago de mensualidades mediante cualquier moneda virtual.

El atraso de su ciudad con respecto a otras provincias españolas o incluso europeas han ayudado para que la empresa se abriera al mercado del Bitcoin. De momento, solo una clienta ha sido la que ha domiciliado su cuota mensual a través de la moneda virtual, pero se espera que en los próximos meses aumente en masa dicha cifra.

Una de las grandes prestaciones que ofrece este tipo de pagos es la rapidez en las transacciones y la facilidad para estas. Únicamente se necesita un teléfono móvil con acceso a internet y un lector de QR con sus respectivos códigos. El cobro es instantáneo, sin tener que utilizar complicados programas informáticos ni tener que generar remesas que tardan días en entrar en sus cuentas.

Otra de las ventajas del pago mediante monedas virtuales es que no hay intermediarios que se queden con parte del dinero. Es decir, actualmente si una empresa cobra a un cliente 40€, a ellos les llega una cantidad inferior, pues el banco se queda una comisión, mientras que con el Bitcoin esto no es así, la transacción es directa y nadie pierde dinero, por lo que el ingreso es íntegro para los benefactores.

Como ya hemos podido comprobar desde su boom hace unos meses, el uso de la criptomoneda se está ampliando a una gran escala. En España podemos encontrar auténticos pioneros en la compra – venta de casas mediante Bitcoins. Un uso poco frecuente, pero que resultó provechoso para su primer vendedor, ya que al ver que de las pocas ofertas que tenía la mejor era mediante el pago en bitcoins.

Ahora, queda por ver si este tipo de ventas se siguen extendiendo debido a sus facilidades de pago, o si, se van hundiendo por la poca seguridad que el Bitcoin proporciona a la gran mayoría de los ciudadanos. Sin duda, una gran incógnita por resolver.