Evolución inversa: por qué los pure players dan el salto al comercio físico

Evolución inversa: por qué los pure players dan el salto al comercio físico

Hasta ahora, la transición más lógica dentro del mundo del retail consistía en pasar de un comercio puramente físico a la apertura de tiendas electrónicas. De hecho, el número de nuevos ecommerce no ha hecho más que multiplicarse, tanto en volumen de ventas como en nuevos establecimientos

Así lo recoge el último Estudio sobre Comercio Electrónico B2C del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI): solo en 2015, el volumen de ecommerce en España ascendió a 20.745 millones de euros, un 27,5 % más que el año anterior.

Lo que no resulta tan habitual es el salto inverso: ampliar el negocio desde el mundo digital al físico. Sin embargo, en los últimos meses está creciendo la cantidad de pure players que se deciden a lanzar sus propios establecimientos físicos. De esta forma, surge una nueva tendencia entre ecommerce de todos los tamaños que optan por lanzar tiendas físicas convencidos de los beneficios de la omnicanalidad. Según el estudio anual de ecommerce del IAB, los consumidores que compran productos en entornos off y online pasarán del 51% en 2016 al 78% en los próximos años.

Como vemos, se trata de una clara apuesta por las tradiciones, pero con una vuelta de tuerca al aportar su madurez y experiencia en el entorno digital para transformar el concepto de tienda física. Pero, ¿por qué dar ahora este salto a la inversa? Estas son algunas de las razones que llevan a los pure players a desarrollar esta nueva estrategia de negocio:

La tienda del futuro ya no es solo online

Los retailers digitales se están lanzando a crear nuevos conceptos de tienda que abren un horizonte de posibilidades tanto a las empresas como a los propios consumidores. No se trata solo de innovar, sino también de sobrevivir en la era del consumidor hiperconectado. Para ello es necesario establecer una sólida alianza entre el mundo físico y digital a través de las últimas soluciones tecnológicas.

Hasta finales de 2017, se estima que la conversión de usuarios que consultan online para comprar en canales físicos tendrá un impacto en las ventas de 1.8 trillones de dólares. En el caso del comercio electrónico, esta cifra será de 320 billones, según un informe de Forrester. Estas cifras demuestran el potencial de la colaboración entre canales para los minoristas.

Tecnología in store, de valor en alza a apuesta segura

Probadores inteligentes, códigos Bidi que proporcionan información sobre los productos, ofrecer múltiples opciones de compra, de pago o de entrega de productos, etc. son solo algunas de las opciones que están revolucionando las tiendas físicas. Se trata de unas herramientas que los pure players conocen bien y están sabiendo aprovechar para desarrollar estrategias digitales en este nuevo entorno.

Hablamos de un nuevo concepto de marketing de proximidad que maximiza su alcance gracias a la tecnología. Otro ejemplo de ello es el diseño de campañas de marketing personalizadas y el envío de mensajes con ofertas y promociones a los visitantes que pasan cerca del establecimiento a través de email, SMS, WhatsApp y notificaciones Push basadas en los intereses y perfiles del cliente. Una gestión centralizada de los datos permite enviar mensajes según la proximidad y el comportamiento del consumidor para optimizar las campañas de marketing.

Presencia física, medición digital

El desarrollo de nuevos sistemas de medición de los hábitos de compra en tienda física permite analizar el comportamiento del consumidor in store para mejorar la experiencia de cliente y aumentar las oportunidades de venta desplegando campañas de marketing de proximidad más eficaces. Monitorizar a los visitantes en la tienda física permite obtener una gran cantidad de datos para optimizar acciones de marketing y unificar las interacciones en los distintos canales.

Hablamos de tecnologías como de inteligencia de negocio y geolocalización. Esta última proporciona datos relevantes sobre el movimiento del cliente dentro de la tienda, el tiempo que pasa en cada zona, si accede a los probadores, cuántas personas paran frente al escaparate y cuántas entran o con qué frecuencia visitan al establecimiento.

Una transición no exenta de desafíos

Estas herramientas no solo proporcionan el mismo nivel de información sobre el cliente in store que el del comercio electrónico, sino que consiguen una integración total de los diferentes canales de venta al relacionar la actividad de los consumidores en la tienda con sus hábitos de compra online. Así pueden trazar con exactitud el perfil de cada cliente. Pese a la sencillez de uso de estas tecnologías, este nuevo camino emprendido por los pure players también tiene sus complicaciones.

Al igual que los retailers tradicionales se encontraban con una serie de barreras cuando decidían apostar por el eCommerce (inexperiencia, falta de comprensión del nuevo entorno, desconocimiento de las herramientas y estrategias adecuadas para su negocio, etc.), el salto que están dando los pure players no está exento de dificultades. Al haber nacido directamente en el mundo digital, no se han encontrado las trabas del comercio tradicional.

A la hora de pasar del comercio digital al físico, las principales complicaciones a las que han de enfrentarse se deben a la falta de toda una infraestructura en el punto de venta. En este caso, el equipamiento tecnológico básico pasa por sistemas de cobro físico y TPV, soluciones de seguridad para evitar la pérdida desconocida y herramientas de gestión de existencias en tienda.



No hay comentarios

Dejar una respuesta