Personalizar en masa: el reto del eCommerce para enamorar al consumidor

Personalizar en masa: el reto del eCommerce para enamorar al consumidor

En la era del consumidor todo debe ser susceptible de adaptarse a sus gustos y apetencias. Desde una bicicleta, a un viaje o a los muebles de la cocina, el cliente quiere productos únicos y personalizados con los que pueda sentirse identificado y que se adapten a su contexto personal

Las decisiones de compra dependen en gran medida de cómo el objeto de consumo refleja quiénes somos y cuál es nuestro estilo de vida. Y la personalización en masa es la estrategia a seguir por parte del retailer para lograr el éxito.

El consumidor actual quiere diseñar sus propios productos, visualizar el resultado final y obtener un presupuesto al momento y desde casa. Para satisfacerle, cada vez más empresas dejan en sus manos la personalización de sus bienes o servicios. Así nace una filosofía Do It Yourself, DIY o «hazlo tú mismo», una suerte de artesanía digital que consiste en dar a los consumidores las herramientas necesarias para diseñar, comparar y elaborar sus propios artículos fácilmente y con la máxima libertad.

La respuesta a estas exigencias está en los configuradores de producto, que se vuelven indispensables para aquellas empresas que producen artículos claramente configurables. En los últimos años se han desarrollado herramientas que permiten combinar múltiples opciones de diseño a través de la modularización. La industria de la moda o la automoción, la fabricación de mobiliario o la informática son algunos de los sectores en los que más se han implantado.

No obstante, los ejemplos que podemos encontrar de aplicaciones prácticas son infinitos. Como diseñar un modelo de zapatillas único al combinar el tipo de tela y el estampado, los colores de la suela o de los cordones y el modelo de la plantilla o lanzar un prototipo de vehículo innovando desde el motor a los acabados, la tapicería o el equipamiento tecnológico. Los configuradores de productos dan al cliente la libertad de crear artículos completamente adaptables a sus gustos y a su presupuesto. Se han convertido en un instrumento esencial que aporta valor añadido a un consumidor, que valora positivamente estas herramientas y que le da la capacidad de diseñar como una forma de expresión de su creatividad.

Además, el cliente disfruta del proceso creando un vínculo con la empresa, lo que facilita su fidelización y retención. Asimismo, garantiza su satisfacción, ya que le permite diseñar sus propios productos de acuerdo a sus gustos y necesidades. Por otro lado, les permiten calcular el precio del producto según las opciones elegidas y añadir otras adicionales que incrementan los costes. También pueden recibir información sobre la fecha de entrega del producto en función del diseño final.

De cara a la empresa, la adopción de estos sistemas ofrece otra serie de ventajas. Por un lado, se traduce en un ahorro de costes porque se racionaliza el stock gracias a la fabricación a medida y la gestión del inventario al disminuir el número de referencias y devoluciones. La configuración de productos también proporciona valiosa información sobre las preferencias de consumo de cada cliente para definir perfiles y establecer prioridades. Con toda esta información será posible dar forma a una estrategia de analítica predictiva de cara al futuro.

Para todo ello, es necesario conectar el configurador con el resto de sistemas de gestión de la empresa. En este sentido, resulta esencial un apoyo tecnológico que integre las diversas áreas del ecommerce, del diseño a la producción y a la logística. Por un lado, el configurador debe favorecer el flujo de información entre procesos y departamentos. De cara al cliente, las mejores herramientas ofrecen una navegación sencilla con instrucciones claras y buena visualización del producto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here