La Aventura de montar tu propio eCommerce

[entradilla]A la felicidad de tener una gran idea comercializable vía Internet y sin apenas gastos, le sigue un sinfín de toma de decisiones que involucran muchas área de conocimiento.[entradillaCierre]

Yo tengo un e-commerce. Mola tener un e-commerce. Está de moda y además no necesitas una inversión elevada. Normalmente todo comienza al encontrar un producto o servicio novedoso y asequible para ser comercializado vía Internet. Hablo de ideas y de personas, no de organizaciones. Buscas un nombre, creas una marca y entonces centras todos tus esfuerzos en el producto.

babaà — Home

En mi caso, en diseñar el producto, en buscar tejidos especiales, productores en España, tintes específicos etc. Cuando tienes la infraestructura y el producto quieres y tienes que vender. Es entonces cuando pasas a las decisiones tecnológicas y el desconocimiento y las prisas te llevan a escoger lo más económico (en principio, luego demostrará no serlo tanto). A partir de ahí se acumulan las tomas de decisiones sobre cuestiones complicadas y que nunca antes te habías planteado: formas de pago, páginas en redes sociales y sus contenidos, añadir un blog y cómo, métricas de la página…  Y así empiezan a acumularse un sinfín de tareas que casi te suenan a chino y no sabes por dónde empezar.  Acabas haciendo ensayos prueba-error que consumen mucho –sobre todo- tiempo, energía y dinero. Justo todo lo que no te sobra.

Así es cómo empiezan las pequeñas marcas de diseño en España. Muchas con buenos productos pero con poca inversión, como es lógico, y sobre todo poco conocimiento del entorno e-commerce y ahí es donde los jóvenes diseñadores y creadores tienen que invertir en formación o bien en un socio que conozca este mundo para tener orientación sobre las plataformas, los tipos de sistemas, las estrategias de marketing online etc.

Porque una vez que montes la tienda, después querrás optimizar tu venta, captar  clientes, conservarlos, conseguir que compren, que vuelvan, que no abandonen y todo esto, todo esto es lo que se conoce cómo e-commerce, una disciplina que engloba a su vez muchos conocimientos claves y necesarios para entender el comportamiento del usuario y aumentar al final las ventas.

Por eso, no es sólo tener o crear el producto, los diseñadores de nuestra era deben tener formación o nociones sobre plataformas de comercio online, social media, marketing online, SEO, formas de pago… Además de un trabajo de investigación sobre su mercado y las páginas de su mercado que existen ya en Internet.

Emprender y crear es siempre una aventura pero si queremos vender por Internet, también es necesario completar la visión del negocio con conocimientos del entorno e-commerce. Y es algo necesario.

Autor: Eva Fernández Cortés

Alumna Máster Dirección eCommerce

No hay comentarios

Dejar una respuesta