iBeacon: las balizas de proximidad

iBeacon: las balizas de proximidad

Apple desarrolló unas balizas que permiten a los usuarios interactuar con las tiendas que se encuentran próximas a ellos

Con la llegada del iBeacon a nuestras vidas, Apple pretendía crear una nueva forma de interacción entre usuarios de iPhones y las tiendas mediante la proximidad geográfica y el uso del Bluetooth LE. Éste posibilita una comunicación entre ambos puntos capaz de transmitir información que les sirva de beneficio mediante un consumo bajo de energía.

A grandes rasgos, iBeacon sirve para comunicar a los usuarios con su entorno mediante la colocación de balizas y la descarga de aplicaciones que posibilitan el contacto entre éstas y nuestro móvil. De esta forma, conectando los servicios de localización podremos interactuar con un entorno en cuestión que disponga de estas medidas.

Algunos comercios están empezando a desarrollar este sistema en sus tiendas. Entre sus métodos de uso destacan la identificación del cliente y la presentación de contenidos que tengan que ver con el lugar en el que se encuentra, la disponibilidad de promociones mientras el cliente va paseando por el comercio y una forma de pago que puede competir con el sistema NFC. A partir de esta infografía podrás saber más sobre el funcionamiento de este sistema.

A pesar de que los iBeacons fueron idea de Apple, otros dispositivos de Android han incorporado a algunos de sus terminales el Bluetooth LE, que permitirá conectar con ellos de igual manera que si se tratara de un dispositivo de la compañía de la manzana. Además Apple no es el único preparado con balizas. Qualcomm diseñó las suyas para equilibrarse a los estándares de Apple, las cuales son capaces de conectarse de igual manera a cualquier aplicación que permita iBeacons.

Su aplicación en el Comercio Electrónico

Lo que desde un principio se imaginó como una forma de contacto entre usuarios y el mundo que les rodea, rápidamente se ha orientado al comercio electrónico. Y es que, una vez el cliente haya conectado su bluetooth en una tienda con balizas, un sistema de notificaciones le podrá avisar de los descuentos y productos que podrá encontrar en la misma.

Otras posibilidades de las que el cliente podrá disfrutar son las descripciones de los productos que busque en las tiendas, algo que puede mejorar la experiencia de compra. Además, la opción de enviar información según la sección en la que se encuentre, da un valor añadido a la atención que le estamos ofreciendo a nuestro cliente. De esta forma puede interactuar con su entorno como lo hiciera si estuviera navegando por en su página web, añadir productos al carrito que podrá recoger posteriormente y efectuar pagos mediante una pasarela muy parecida al sistema NFC desarrollado en otras plataformas de pago virtual.

El problema es que, aunque pueda resultar algo ventajoso, muchos se preguntan dónde está la privacidad del consumidor a la hora de utilizar el servicio. En este aspecto, el sistema iBeacon dispone de un sistema de privacidad que intenta mantener la seguridad de los clientes. Y es que este servicio no guarda toda la información que se ejecuta desde el dispositivo, sino que solamente tiene acceso a aquellos datos que el usuario quiera compartir con él.

Aunque resulte muy beneficioso, también requiere una serie de retos, pues no parece que ponerlo en marcha sea una tarea sencilla si hablamos de un gran establecimiento. Para que sea ejecutado de forma correcta, el comercio deberá poner a su disposición gran cantidad de recursos e intentar coordinarlos para sacarle el mayor rendimiento en todas las zonas de la tienda en las que el cliente pudiera estar paseando. Para que la estrategia salga acorde a sus expectativas, serán necesarios un gran control y una revisión continua de la misma, además de que será fundamental que esté encuadrada dentro de la estrategia de los distintos canales del negocio para que no resulte una opción sin sentido.

Otro de los retos ante los que se encuentra el comercio en cuestión es el de atraer a los clientes a utilizar los beacons. Para ello tendrá que ofrecerles algún beneficio adicional y lograr que se decanten por su uso. Por lo pronto, la teoría dice que ofrece rapidez y comodidad, pero esto puede depender también del entorno en el que se desarrolle el sistema de iBeacons y del aprovechamiento que le dé cada empresa.

Por el momento, entre los usuarios del sistema se encuentran Apple, que ya lo ha instalado en sus tiendas y en algunos establecimientos asociados como Starbucks. También Virgin, que dispone de tecnología iBeacon en el aeropuerto londinense de Heathrow, para agilizar el sistema de embarque, y la cadena Macy’s para enviar notificaciones a sus clientes sobre los productos de su tienda cuando pasean por ella.

Solo el tiempo dirá si finalmente este sistema de balizas se acaba imponiendo y asistimos a una nueva relación con las tiendas, así como una revolución en nuestra forma de entender las compras.

Esther Boix Alarcón



No hay comentarios

Dejar una respuesta