Digitalizarse, pero no a cualquier precio

digitalizacion

España se sitúa como la cuarta potencia de ventas online dentro de la Unión Europea, según el ranking “Ecommerce Europe”, con una tendencia claramente alcista a la vista.

Por delante se sitúan Reino Unido, Alemania y Francia. Durante los últimos 10 años, el ecommerce ha tenido una evolución mayúscula, ya que mientras que en el año 2007 era prácticamente inexistente, hoy en día es uno de los sectores con mayor crecimiento y potencial del mundo. Concretamente, es a partir del año 2011 cuando notamos un crecimiento más elevado; y es de 2010 a 2015 cuando el volumen de negocio online aumenta un 179%. Mientras que en 2010 el negocio del comercio electrónico en España aportó 7. 317 millones de euros, a día de hoy tenemos una facturación de 20.000 millones de euros y lideramos las ventas online en el sur de Europa.

En total, son 31 millones de personas las que tienen acceso a internet y capacidad de compra, lo que supone un 80% de la población española. En el caso de Reino Unido que es la primera potencia europea en cuando a venta online, su penetración es del 93% con un total de 49 millones de personas, seguida de Japón con un 91%.

Según un estudio, el usuario online español ha utilizado los marketplaces como medio de compra en un 60% de sus compras. Su perfil corresponde a personas de entre 25 y 49 años que viven en ciudades grandes o de tamaño medio. Los productos más demandados en la red son la moda con un 34%, los electrodomésticos con un 30% y los libros con un 19%.

Ocurrió en 2014, en 2015 y se ha repetido en 2016. Moda y complementos confirma su hegemonía en el ámbito del eCommerce. Si bien es cierto que la cifra ha experimentado un descenso respecto al ejercicio 2015, continúa liderando de forma indiscutible el mundo del negocio online y, en la actualidad, es el único que supera por sí solo el 15% del total. Aun así, todavía estamos lejos de las cifras de otros países, pero básicamente es porque ya venían de una amplia tradición de venta por catálogo anterior y la venta a distancia era mucho más habitual que en nuestro país, por eso se han adaptado a los canales digitales con gran facilidad.

En el año 2015, 17 millones de personas en España compraron a través de internet, siendo más de la mitad de las compras del sector “servicios”. Las principales razones por las que los consumidores optan por esta vía son la comodidad del clic, la entrega a domicilio, la posibilidad de devolución y los descuentos. En España, a diferencia de otros países de la Unión Europea, las formas de pago más usadas son las tarjetas de crédito y débito. Visa es la primera opción con un 63% de los pagos y le sigue Mastercard con un 38%. En un tercer y cuarto puesto quedan otros sistemas de pago como Paypal (20%) y American Express (3%).

A continuación, podemos observar la evolución constante del eCommerce en España desde el año 2005 a 2015. Con respecto a los datos del 2016 todavía no hay un dato cierto, son sólo estimaciones de medios de pago y no incluyen, todavía, la tarjeta de El Corte Inglés o los pagos contrareembolso, que son muy relevantes.

En total, 17 millones de personas entre 16 y 74 años (el 50,1% de la población) han realizado operaciones de comercio electrónico alguna vez en su vida. Si tenemos en cuenta que 23 millones de personas aseguran conectarse a internet diariamente, resta una diferencia de 6 millones de potenciales clientes para los negocios online. De cumplirse esta previsión, continuaría la estela positiva registrada en el año 2016, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

A nivel global lidera Asia con 1.057 billones de beneficio, le sigue Norteamérica con una facturación de 644 billones y en tercer lugar se encuentra Europa con una cantidad de 505 billones de euros.  Más específicamente, China, el país con más beneficios está teniendo un crecimiento increíble, si en 2014 tuvo 575 millones de beneficio, sólo un año después obtuvo 766 millones de euros. En el caso de USA, mientras que en 2012 generó 400 millones, en 2015 logró 595 millones. España va por muy buen camino, ya que en tres años hemos aumentado la facturación en 10.000 millones de euros y comparando los habitantes que tenemos con los que pueden tener países como China o USA, no tenemos nada que envidiar, pero sí que mejorar, para seguir creciendo en beneficios y en calidad de servicio y producto.

Con respecto al gasto por persona, este dato cambia mucho dependiendo del país. En el caso de Asía, que es el país con más beneficios, podemos observar que tiene muchos compradores, pero con un precio medio, 711 millones de personas gastan al año 1.486 dólares, mientras que en Norteamérica la diferencia es abismal puesto que 208 millones de personas se gastan al año 3.099 dólares; menos personas pero que gastan al año mucho más. En España ocurre algo parecido y lo tenemos que tener muy presente: tenemos 16.6 millones de personas que gastan al año en compras online 1.200 euros. Por lo tanto, partiendo de la base de que España posee 31 millones de personas que tienen acceso a internet y capacidad de compra, es muy interesante hacer una gran campaña para captar a esa mitad de usuarios que todavía no compra y que si lo hiciera nos haría duplicar los ingresos de facturación española.

Ante tanto dato positivo es lógico que la gente se decante a abrir negocios online pero no todo el mundo sirve para ello. El 60% de los proyectos digitales sobreviven un máximo de 3 años, mientras que sólo un 35% supera los 5 años. De las nuevas tiendas online, solamente el 30 % sobrevive más de 5 años alcanzando la rentabilidad y el 40% no pasa de los 2 años. Y por lo que respecta a las empresas que desarrollan un proyecto de tienda online, el 80% no realizan una inversión superior a los 20.000 euros, y es aquí donde se concentra casi la totalidad de los proyectos que no superan los 2 años. La ausencia de inversión unida a la falta de conocimiento específico de este sector son los principales motivos de las operaciones fallidas en el negocio digital.

Por lo tanto, y tal y cómo hemos indicado más arriba, el comercio electrónico es uno de los sectores que más rápido está creciendo y cuyo aumento parece imparable. De hecho, se espera que hasta 2020 las cifras de empleo en este sector crezcan a un ritmo de más del 3% anualmente, pero para ello son necesarios unos factores clave para sobrevivir al comercio digital.

Según el Observatorio eCommerce & Transformación Digital, el comercio electrónico es un mercado nuevo y como tal nos debemos formar para ello, ya que cuenta con nuevas reglas y debemos conocer los aspectos legales y logísticos, la evolución de las formas de pago, adaptarnos a las nuevas tecnologías y saber cómo utilizarlas. Por lo tanto, los nuevos emprendedores en el mercado online tienen que formarse acorde a esta industria digital, sino será muy probable que fracasen.

Otra herramienta completamente necesaria para triunfar en este sector son las redes sociales. Nuestra presencia en ellas es fundamental ya que son las que se encargan de multiplicar todo lo que tú hagas, tanto para bien como para mal. Si tú haces bien tu negocio, tus redes multiplicarán este éxito y si la gente habla de ti en ellas tú podrás participar en esa conversación e interactuar y empatizar con tus clientes. Cuánto más conozcas a tus clientes, mejor conocerás sus necesidades y más les podrás satisfacer en un futuro. Así que ya sabes, tienes que crear y mantener una cartera de clientes, relacionarte con ellos, ver qué necesidades tienen y tener una comunicación constante con ellos.  Y por último… no tengas miedo a invertir en tu futuro.

Gemma Juan Giner



1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here