Confía tu web a una agencia de traducción ¡Adiós, Google Translate!

La importancia para tu eCommerce de una agencia de traducción con profesionales nativos

Con la llegada del comercio electrónico, muchas compañías han ampliado su negocio mucho más allá de las fronteras de su país de origen. Y los usuarios se han subido al carro sin dudarlo: ¿Quién no quiere encontrar todos los productos de sus marcas preferidas a sólo unos clics de distancia?

Sin embargo, esta internacionalización a la que muchas empresas se han sumado, ha dejado un tema pendiente por el camino: La traducción de webs corporativas, manuales o catálogos se ha llevado a cabo a toda prisa, sin contar con una agencia de traducción, y es fácil encontrar contenido con traducciones “a caballo” entre un idioma u otro, o con la firma indiscutible de Google Traductor.

De cara a un cliente o potencial cliente, una web o un documento comercial traducido de manera incorrecta no da buena imagen. Y, si es una publicación en redes sociales, te arriesgas incluso a que la compartan y la reputación de tu compañía se vea dañada a una escala mayor. Es por ello que contar con una agencia de traducción profesional es cada vez más importante. Hemos hablado con Salvador Esteve, Co-Founder de la agencia BigTranslation, y nos ha ayudado a recopilar 5 puntos a tener en cuenta para escoger un proveedor de confianza:

1. Que cuente con profesionales nativos

¿Alguna vez has intentado explicar a un británico un concepto como la “vergüenza ajena”? Es sólo un ejemplo de una de tantas palabras que no tienen traducción literal y cuya sutileza puede ser difícil de captar para alguien que no sea nativo.

“Traducir a un idioma que no es el tuyo suele dar lugar a un texto que, aunque sea gramaticalmente correcto, no es natural”, afirma Esteve. “Una buena agencia de traducción debería contar siempre con profesionales que trabajen en su lengua materna, y que generen textos que fluyan y que se comprendan de un vistazo”.

2. Que tengan conocimientos de marketing online

Nos guste o no, no podemos traducir nuestros contenidos a otro idioma y olvidar estructurarlos de acuerdo al SEO. “Los traductores han de tener conocimientos de marketing online y saber adaptar un texto de cara a que posicione en Google”, comenta Esteve. “De no hacerse así, estaremos perdiendo tráfico potencial y malgastando contenido de valor con el que estar más presentes en los buscadores”.

3. Que esté especializado por sectores

Cada sector tiene un vocabulario y unas necesidades determinadas. Por ello, un profesional puede ser muy bueno en traducir, por ejemplo, textos jurídicos, pero no tener experiencia en contenidos del ámbito sanitario. Es importante buscar a una agencia de traducción que conozca tu sector y que pueda adaptarse al estilo que necesitas.

4. Que estén disponibles cuando los necesites

Aunque ciertas traducciones las puedes planear con tiempo (como la de una web o un catálogo), hay otras necesidades que pueden aparecer de un día para otro: Una publicación en redes sociales, una noticia corporativa urgente… En este tipo de casos, tu proveedor tiene que estar disponible en todo momento. “Para cubrir esta necesidad, en BigTranslation hemos diseñado plataformas con las que unir al cliente y al traductor”, afirma Salvador Esteve. “El cliente puede hacer una consulta en línea, y obtener instantáneamente el tipo de servicio que mejor se adecúe a su proyecto, junto con las tarifas del mismo. Así reducimos tiempo y ofrecemos un servicio mucho más rápido”.

5. Y, por supuesto, que ofrezcan una calidad-precio adecuada

Aunque este punto puede parecer obvio, las tarifas de traducción no siempre son las que esperamos. Salvador Esteve afirma que en BigTranslation cobran desde 0,03 céntimos por palabra, lo que les convierte “en una opción económica y de calidad” para sus clientes. Es importante buscar un proveedor transparente, con tarifas adecuadas y que ofrezca el máximo valor.



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here